A 10 AÑOS DE ANTUCO: CRÓNICA DE UNA TRAGEDIA

Aquel caminar quedará en el recuerdo de los sobrevivientes, sus familias y de Chile. Fueron 44 reclutas y un sargento segundo los que murieron en la trágica marcha de 25 kilómetros, producto de una tormenta de nieve en los faldeos del macizo. 

A 10 AÑOS DE ANTUCO: CRÓNICA DE UNA TRAGEDIA

Corría el 18 de mayo de 2005, hace exactamente 15 años, cuando se realizó la trágica marcha hacia el volcán Antuco. Aquel caminar quedará en el recuerdo de los sobrevivientes, sus familias y de Chile. Fueron 44 reclutas y un sargento segundo los que murieron en la trágica marcha de 25 kilómetros, producto de una tormenta de nieve en los faldeos del macizo.

Las malas decisiones de los superiores del batallón de conscriptos que hacían su servicio militar en el Ejército de Chile, provocaron que la mayoría de los jóvenes se enfrentara cara a cara con una ventisca de  35 grados bajo cero.  

A diez años de este terrible hecho, hoy se conmemora esta fecha histórica con homenajes a los caídos. Los ex reclutas sobrevivientes, realizar una caminata al volcán, desde el refugio de la Universidad de Concepción hacia el refugio La Cortina.

A continuación revivimos la tragedia que marcó a un país entero y que difícilmente será borrada de nuestra historia.

La tragedia

Corría el 4 de abril de 2005 cuando aproximadamente 400 jóvenes conscriptos ingresaron al Regimiento Reforzado n° 17 “Los Ángeles” del Ejército de Chile, con el objetivo de cumplir el servicio militar obligatorio.

Este regimiento, realizaba tradicionalmente expediciones a la Cordillera de Antuco, ubicada al interior de Los Ángeles. De esta manera, tres compañías partieron el 17 de mayo de 2005 a realizar ejercicios de preparación en aquel lugar.

Luego de iniciado el caminar, los soldados lograron llegar al Refugio Los Barros, en el faldeo nor oriente del volcán.

Al día siguiente, a pesar de las condiciones climáticas y de no contar con la ropa adecuada, gran parte del batallón continuó su ruta, lo que al poco tiempo se transformaría en una decisión mortal. 45 miembros del batallón fallecieron bajo extremas condiciones climáticas, transformándose en la segunda mayor catástrofe del Ejército chileno en tiempo de paz.

Así, lo que se suponía que debía ser un simple ejercicio de término del  período de formación básica, ese donde los conscriptos aprenden a marchar, a dar los giros, a obedecer órdenes; terminó en tragedia

La desafortunada suma de factores -humanos y de la naturaleza- se confabuló para que esa caminata concluyera de la peor manera. Una de las peores de las cuales se tenga recuerdo en las últimas décadas.

Tiempo más tarde, la justicia diría que cinco oficiales del regimiento Los Ángeles fueron responsables de los hechos. Sólo uno, el mayor en retiro Patricio Cereceda, debió pagar esa responsabilidad con cárcel, aunque hace más de dos años está en libertad condicional.