A 66 años del histórico salto de Alberto Larraguibel en su caballo Huaso

Al cumplirse 25 años del salto, en 1974, se le concedió a Larraguibel el ascenso por gracia al grado de Coronel. 

A 66 años del histórico salto de Alberto Larraguibel en su caballo Huaso

El salto más alto de un caballo: El 5 de febrero de 1949, el caballo “Huaso” y su jinete -el militar chileno Alberto Larraguibel Morales- hicieron historia en un concurso ecuestre internacional realizado en el Regimiento Coraceros de Viña del Mar, cuando lograron un salto de 2,47 metros de altura.

Esta prueba estaba inserta en el programa del Concurso Hípico Internacional con la participación de los equipos de salto de Bolivia, Chile y Colombia. En la final, estaban los binomios del capitán Alberto Larraguibel y Huaso y el del teniente Luis Riquelme y Chileno.

En el desempate, el obstáculo fue colocado a 2,14 metros. Huaso pasó en la primera oportunidad y chileno, en la segunda. Alberto Larraguibel después de saltar el obstáculo, y al tropezar su cabalgadura al tomar tierra, se arrojó al suelo en una espectacular caída. La siguiente altura fue de 2,47 metros para batir el récord mundial. Chileno no pudo pasarlo en sus tres intentos, cayéndose el jinete en la tercera ocasión. En su primera tentativa, el caballo de Larraguibel rehusó el obstáculo, penalizando dos faltas; en la segunda derribó el salto, con dos faltas más; pero en la tercera saltó limpiamente logrando el récord mundial.

En aquel entonces, Larraguibel declararía que “en el primer intento, calculé mal la distancia y le permití rehusar [...] En el segundo, debo haberme equivocado en un centímetro porque "Huaso" pasó las manos, pero rozó con el vientre y las patas posteriores y botó la vara. Quedaba el tercer y último intento. Volví a calcular las batidas y en el instante preciso nos elevamos. El momento más difícil fue la cúspide del salto. Mis ojos estaban a cuatro metros de altura y tenía la sensación de caer en picada. La más leve vacilación en mí, "Huaso" la habría sentido, habría dejado sus patas atrás y hubiéramos rodado juntos, pero pasamos. Fue un momento eterno. No escuché un solo grito y pensé que algo había salido mal, aunque no sentí caer las varas”.

Al cumplirse 25 años del salto, en 1974, se le concedió a Larraguibel el ascenso por gracia al grado de Coronel.

La Escuela de Equitación del Ejército de Chile, ubicada en Quillota, lleva su nombre además de una réplica del histórico salto de 1949.

Más tarde en el año 2007 se inauguró el monumento denominado “Capitán de Ejército Alberto Larraguibel”, que se encuentra ubicado en la avenida Jorge Montt, en Viña del Mar. El lugar está emplazado donde antiguamente se encontraba el “Regimiento de Caballería Coraceros”. Dicha obra, fue construida por Francisco Torres, quien realizó este trabajo artístico en Quilpué. La figura está hecha de bronce, mide cinco metros de altura y pesa alrededor de cinco toneladas.

Hoy, a 66 años de la epopeya, recordamos a Larraguibel y Huaso, quienes hicieron historia para el deporte nacional.