A 86 años de la devolución de Tacna

Para llegar a un diferendo satisfactorio para las partes debió avanzarse lentamente. Entre otras acciones vale recordar el fallido Protocolo Billinghurst-Latorre (1898), la expulsión de los curas peruanos y cierre de escuelas peruanas en Tacna; la declaración del Perú pidiendo la revisión del Tratado de 1883 y la devolución de Tacna y Arica, sin plebiscito y sin indemnización (1920); la movilización militar chilena (1920); el fracaso del conflictivo proceso plebiscitario (1925-1926), etc

A 86 años de la devolución de Tacna

En esta época del año, pero en 1929, justo el 28 de agosto, Chile devolvió Tacna al Perú. Así nuestro país cumplió el tratado del 3 de junio de ese año, el que también aseguró para Chile el control soberano de Arica. Con este tratado una parte de la historia chilena terminaba y con ella los casi 50 años de la “cuestión” de Tacna y Arica. 

Hoy a 86 años de dicho evento histórico, hemos visto como el Gobierno del Perú ha abierto numerosos conflictos territoriales y el último fue la disputa ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya por la frontera marítima entre Chile y Perú, zanjado por el Tribunal Internacional el 27 de enero de 2014.

Pero la historia de Tacna y arica se remonta a 1880. Las Provincias de Tacna y Arica fueron ocupadas en la Guerra del Pacífico por las fuerzas chilenas en ese año. Y al finalizar en conflicto belico, el Tratado de Paz (1883) ratificado en 1884 por ambas partes, extendió por 10 años el dominio chileno en esos territorios. Cumplido ese tiempo debía realizarse un plebiscito donde su población decidirá a qué país pertenecerían las provincias de Tacna y Arica. Entre tanto, Chile creó la Provincia de Tacna (Departamentos de Tacna y Arica) con fines administrativos.

Al llegar el año el plebiscito nunca se realizó y tanto Perú como Chile siguieron negociando para concretar ese compromiso. En Perú se incrementó el sentimiento anti-chileno. La recuperación de las "Provincias Cautivas" o "Irredentas" se constituyó en un anhelo nacional. Pero en Chile había gran interés por la posesión definitiva de esos territorios. 

Y para llegar a un diferendo satisfactorio para las partes debió avanzarse lentamente. Entre otras acciones vale recordar el fallido Protocolo Billinghurst-Latorre (1898), la expulsión de los curas peruanos y cierre de escuelas peruanas en Tana; la declaración del Perú pidiendo la revisión del Tratado de 1883 y la devolución de Tacna y Arica, sin plebiscito y sin indemnización (1920); la movilización militar chilena (1920); el fracaso del conflictivo proceso plebiscitario (1925-1926), etc.

Finalmente, gracias a la intersección de Estados Unidos se acordó la partición de los territorios en disputa, trazándose una línea fronteriza entre Arica y Tacna, quedando la primera ciudad para Chile, y la segunda para Perú. Es el Protocolo del 3 de Junio de 1929, con un Protocolo Complementario. En este último se cerraron las puertas a las pretensiones bolivianas sobre Tacna y Arica.

La ceremonia oficial de la devolución de Tacna al Perú se efectúo el 28 de Agosto de 1929. La delegación peruana la encabezaba su Canciller, Pedro J. Rada y Gamio, la chilena la presidida por el intendente de Tacna, Gonzalo Robles y el Gobernador de Arica, Alberto Serrano Pellé.