A la parrilla o al horno: probemos el tradicional cancato chilote

El cancato es un plato típico del sur de Chile.

A la parrilla o al horno: probemos el tradicional cancato chilote

El Cancato es un plato típico del sur de nuestro país. Su ingrediente base es el salmón, pero se puede preparar con una serie de pescados, como la corvina, la sierra o la reineta, como en la receta que les presentaremos más abajo.

Este tradicional plato se puede preparar a la parrilla o al horno, siendo fundamental que tenga todos los ingredientes necesarios para ser llamado cancato, es decir, queso, tomate, cebolla y longaniza.

La diferencia está en si se hace cerrado, osea, el pescado cortado al medio y los ingredientes dentro ó, colocando los ingredientes encima.

Ingredientes:

Filete de reineta (o salmon, corvina, sierra o el que se quiera)
Láminas de queso
Tomate
Longaniza
Cebolla
Sal, pimienta
Mantequilla
Oregano
Limón
Vino blanco (opcional)

Preparación:

Marinar el pescado con ajo, pimienta, limón y muy poca sal. Tapar con film y dejar en el refrigerador una hora mínimo.

Pelar la cebolla y cortar en pluma (o en aros), lavar muy bien el tomate y cortar en láminas (ojala no lo pele, su cascara aporta muchas vitaminas), tomar la longaniza y cortarla también en rodajas (esta si la recomiendo en lo posible quitar la piel con mucho cuidado después de cortada).

Teniendo todo esto preparado, sacar el pescado, y en una fuente para horno previamente enmantequillada, hacer una cama de cebollas donde se monta la pieza de pescado, se cubre con láminas de queso, se agregan las láminas de tomate y se espolvorea un poco de orégano y una pizca de sal, y finalmente, las rodajas de longaniza.

Dejar el horno a 180 grados por unos 25 a 30 minutos.

Opcionalmente, unos 5 minutos antes de sacar del horno, se puede agregar un chorrito de vino blanco en la fuente del horno para desglasar un poco la cama de cebollas.

Otra fórmula es hacer todo lo anteriormente descrito, pero en un papel de aluminio con el que se hace un paquete hermético, así no se pierde ni una pizca del jugo y hasta se puede servir en el mismo papel, aunque se recomienda abrir el papel al final y dejar que el horno dore un poco la superficie.