Agua dura y laminada: la obra en base a madera de Magdalena Vial

Magdalena Vial talla la madera con la gubia  y realiza incisiones rítmicas  hasta generar  zonas de textura que insinúan paisajes únicos e irrepetibles.

Agua dura y laminada: la obra en base a madera de Magdalena Vial

A partir del 19 de marzo y hasta el 30 de abril en Sala Gasco ((Santo Domingo 1061, Metro Plaza de Armas), la artista Magdalena Vial presentará su exposición “Agua dura y laminada”, en la cual a partir del tallado, la artista explora distintas posibilidades expresivas, construyendo una geografía de pliegues y surcos; relieves y depresiones.

La creativa muestra, que tuvo una dedicación exclusiva por parte de la artista durante tres años, está compuesta por 25 cuadros cuyas dimensiones varían desde  grandes a  pequeños formatos. La técnica utilizada es pintura sobre madera tallada y, algunas obras son sólo maderas desbastadas y talladas que consideran el color propio de la madera como factor expresivo. La gubia y el cuchillo son las herramientas utilizadas para la talla y el desbaste sobre tableros de madera terciada.

La madera debe sus atributos a lo complejo de su estructura. Sim embargo, sus propiedades son también las que provocan un desafío a quienes trabajan con ella. La madera es noble pero firme, y esa dureza inherente ofrece una resistencia a la cual hay que hacer frente, modulando la madera con el desbaste y tallando con la gubia, un formón de media caña que se utiliza para tallar superficies curvas.

Magdalena Vial talla la madera con la gubia  y realiza incisiones rítmicas  hasta generar  zonas de textura que insinúan paisajes únicos e irrepetibles. Las zonas de textura que se crean a partir de las huellas de la gubia y del desbaste determinan sectores que podrían remitir al agua, a lo arbóreo, a olas o a nubes.

Tras la madera, la pintura es el segundo elemento constitutivo de la obra, que se aplica como capas de aguada sobre la superficie. La pintura se aconcha, se apoza y se aísla en el bajo relieve, y desde ahí se construye la imagen.

De esta manera el bajo relieve, generado por el desbaste de las capas de madera, va organizando la imagen y creando un paisaje abstracto.

Durante los tres años que Vial demoró trabajando, la obra pasó por varias etapas. En un comienzo la artista utilizó tablas más pequeñas y en la medida que descubrió las posibilidades materiales de la madera fue aumentando los formatos con el objeto de ampliar los registros gráficos. Los primeros trabajos aludían en forma más directa al paisaje, hasta llevar a la obra a un terreno más abstracto superando la idea del paisaje como referente.

De esta forma, el trabajo busca conectar a los espectadores con las cualidades sensibles de la madera y los paisajes y emociones que se logran percibir en una gran dimensión desde lo táctil.