Alberto Blest Gana: chileno pionero de la novela realista latinoamericana

Su vida literaria se podría dividir en dos etapas, la primera incluye publicaciones en el diario literario “El Museo” de Barros Arana en la dirección de la misma; en “La Revista de Santiago”, donde publica alguna de sus novelas y numerosas obras de gran valor, entre las que encontramos “La Aritmética del Amor” en 1860. 

Alberto Blest Gana: chileno pionero de la novela realista latinoamericana

Hace algún tiempo estamos viviendo algo que algunos llaman, el “despertar de la literatura chilena” o la “nueva generación de la narrativa chilena”, situación positiva para el ambiente cultural de nuestro país, donde la novela ha ido abriendo nuevos cursos. Novedosos, históricos, estrafalarios, de ciencia ficción, etc.

Acerca de la calidad, se abren muchísimos puntos de vista, pero lo importante y que genera una cierta algarabía, es que existe, después de algún tiempo, una nueva generación que está produciendo y Chile vuelve a la escena, recobrando algo propio de nuestra historia republicana.

En nuestro país, con la llegada del romanticismo literario a mediados del s. XIX, hace la aparición la novela histórica en Chile, fuertemente impulsada por José Victorino Lastarria, no obstante, a quien se le considera el fundador de la “novela chilena” es a don Alberto Blest Gana.

Blest Gana rompe con la narrativa anterior, aquella de Lastarria, con su libro “Durante la Reconquista” ambientada “en la Independencia (…) dentro del realismo literario”, aunque sus primera novela dentro de este nuevo periodo fue “La Aritmética del amor” y por supuesto, su obra culmen de este periodo, “Martín Rivas”.

Blest Gana fue hijo del médico irlandés Guillermo Blest y de la chilena María de la Luz Gana López. Durante su juventud se enfrentó a la disyuntiva de elegir entre una vida militar o una vida dedicada a la política.

Por situaciones del destino, por su primera intención de formar parte del Ejército, es que parte a Francia para perfeccionarse en lo relativo a lo militar. En Europa su enfrentamiento a la literatura lo hace cambiar rotundamente de idea acerca de su vida y surge fuertemente su deseo de ser novelista. En alguna carta escribió que después de leer a Balzac, se juró a sí mismo ser novelista.

Su vida literaria se podría dividir en dos etapas, la primera incluye publicaciones en el diario literario “El Museo” de Barros Arana en la dirección de la misma; en “La Revista de Santiago”, donde publica alguna de sus novelas y numerosas obras de gran valor, entre las que encontramos “La Aritmética del Amor” en 1860.

Su segunda etapa es posterior a su periodo como político y diplomático fuera del país. Para 1887 volverá a dedicarse a la escritura y publica desde París sus últimas célebres novelas como “Durante la Reconquista” y “El loco del Estero”.

Hoy, posterior a su muerte, sus obras siguen vigentes y han tenido diferentes adaptaciones y reediciones. La lectura de sus novelas está incluida en el Currículo Nacional y definitivamente ha sustentado aquello de “padre de la novela chilena y pionero de la novela realista latinoamericana”

Referencia:

http://www.latercera.com/noticia/cultura/2014/01/1453-560264-9-el-nuevo-mapa-de-la-narrativa-chilena.shtml

http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3273.html

http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3527.html