Aurelio Montes: enamorado del mundo del vino

Si la felicidad en el trabajo es su primera ley, inmediatamente le siguen la calidad e innovación. Es por ello que se animó a cultivar donde nadie antes lo había hecho: el valle de Apalta y el de Colchagua (Chile). 

Aurelio Montes: enamorado del mundo del vino

Aurelio Montes siguió al pie de la letra el consejo que le dio su padre: “estudia aquello que te haga feliz”. Fue así como se enamoró del mundo del vino, siendo el primero de su familia en ingresar a dicho mundo.

Desde aquel entonces ya han pasado más de cuatro décadas y el enólogo chileno ha expandido la recomendación que le dio su padre a las diferentes áreas de su vida; especialmente cuando incumbe a su viñedo.

De esta manera, la felicidad en el trabajo se ha convertido en la primera ley, inmediatamente a ella le siguen la calidad e innovación, razón por la cual se decidió a cultivar donde nadie antes lo había hecho: el Valle de Apalta y el de Colchagua.

Si la felicidad en el trabajo es su primera ley, inmediatamente le siguen la calidad e innovación. Es por ello que se animó a cultivar donde nadie antes lo había hecho: el valle de Apalta y el de Colchagua (Chile).

A comienzos de este mes, Aurelio Montes realizó una corta visita a nuestro país, debido a su pasión por los caballos, pero tuvo tiempo para dedicar unas horas al tema de los viñedos. En la actualidad, se pueden encontrar vinos tanto de su línea chilena como de las que se producen en sus bodegas en Argentina y EE.UU.

Ahora sus horizontes apuntan al mercado peruano, en este país encuentra un potencial fantástico, debido a la gastronomía peruana, oportunidad más que clara para expandir su marca de vinos premium

Pensando en el desarrollo sostenible del medio ambiente, desde el 2012, Viña Montes ha cambiado sus técnicas de irrigación y se dedica al “dry farming” [el cultivo se adapta al poco riego]. Existe un costo, los racimos se reducen (de 125 gr. pasan a 97 gr.) lo que se traduce en media botella por parra en lugar de una. Pero Montes prefiere enfocarse en los beneficios. 

Según Montes, el siguiente paso para la industria del vino chileno es consolidar su imagen internacionalmente, ya que hoy en día se exporta entre el 65 y 70 por ciento de su producción al mundo, pero sigue con el karma de bueno y barato. Para este amante del vino, hoy la tarea de nuestro país es demostrar al mundo que somos tan competitivos como España o Francia.