Base Naval Capitán Arturo Prat celebra un nuevo año de vida

Su construcción fue dirigida por el arquitecto Julio Ripamonti Barros y por el capitán de corbeta Emilio Macera, siendo inaugurada el 6 de febrero de 1947, transformándose así en la primera base chilena en el Territorio Chileno Antártico bautizada como Estación Meteorológica y Radiotelegráfica Soberanía

Base Naval Capitán Arturo Prat celebra un nuevo año de vida

Corría el año 1947 cuando el Gobierno de Chile quiso materializar el deseo de ejercer soberanía en la Antártica, un lugar que consideraba parte del país y que era pretendido por otros países. Así fue como zarpó desde el puerto de Valparaíso la primera expedición Antártica Chilena, que era dirigida por el comodoro Federico Guesalaga Toro y conformada por la Freagata Iquique y el Transporte Angamos.

El objetivo era claro: instalar la primera base antártica chilena. Para ello se debió transportar todo el material necesario y el personal para construir la estación en el corto plazo requerido. El lugar que se había elegido era la bahía más grande de la Isla Greenwich, que sería bautizada por el personal chileno como Bahía Chile.

Su construcción fue dirigida por el arquitecto Julio Ripamonti Barros y por el capitán de corbeta Emilio Macera, siendo inaugurada el 6 de febrero de 1947, transformándose así en la primera base chilena en el Territorio Chileno Antártico bautizada como Estación Meteorológica y Radiotelegráfica Soberanía, que permaneció durante todo aquel año con una dotación de 6 hombres, todos miembros de la Armada.

En febrero de 2004 la base fue cerrada temporalmente por la Armada de Chile, para luego ser traspasada dos años más tarde al gobierno de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena (a quien pertenece el territorio según la reclamación antártica chilena) mediante una concesión por 50 años.

Posteriormente, con el incremento del turismo en la zona, el Gobierno de Chile decide reabrir la Base Prat, con el objetivo de reafirmar la presencia chilena en el continente

Desde el 12 de marzo de 2008 es una base de carácter permanente, operada por 9 miembros de la Armada de Chile con un convenio con el INACH y la intendencia de Magallanes por 20 años. El gobierno regional aporta recursos para la mantención y operación de la base, la Armada se encarga del personal y los traslados y, el Instituto Antártico Chileno destina investigadores y montó un laboratorio en el terreno.