Benjamín García Huidobro y el rodeo de criadores

Como jinete, obtuvo el segundo lugar en el Nacional de Rodeo de 1988. Ha sido Jurado de Exposiciones, profesor de jurados de Sello de Raza y morfología y un acérrimo defensor de las más puras tradiciones huasas. 

Por: Arturo Montory.

Benjamín García Huidobro y el rodeo de criadores

Benjamín García Huidobro es, en la actualidad, Director Honorario de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos. Fue administrador del criadero Santa Isabel durante muchos años y exitoso fundador del Criadero Picarquin.

Como jinete, obtuvo el segundo lugar en el Nacional de Rodeo de 1988. Ha sido Jurado de Exposiciones, profesor de jurados de Sello de Raza y morfología y un acérrimo defensor de las más puras tradiciones huasas. Además, García Huidobro es uno de los creadores de la Semana de la Chilenidad.

A continuación, les dejamos una entrevista realizada por Arturo Montory

Iniciador del rodeo de criadores.

¿Cómo nace el rodeo de criadores?

Hace ya más de 15 años atrás, estando a cargo del criadero Santa Isabel, se me acercó un grupo de corraleros amigos y me dijeron que estaban aburridos de correr y perder, porque siempre les ganaba Santa Isabel. Efectivamente en esos años el criadero en los rodeos salía primero, segundo y tercero, y ganaba casi todas las series, por la calidad de sus caballos y jinetes. El reclamo era que ellos ponían las “lucas” del rodeo y nunca ganaban nada, y le preguntaron que se podía hacer.

¿Qué les contestó?

Que nadie iría a mirar a rodeos en que no corrieran los buenos jinetes, y que serían un desastre de público, pero a ellos no les importó.

¿Y cuál fue la solución que se le ocurrió?

Efectuar un rodeo de criadores y dejar fuera al criadero Santa Isabel, y la única manera era estableciendo como base que solo podían correr los criadores de los caballos. Como don Agustín Edwards no corría, y a sus hijos no les gustaba, el criadero quedaba afuera de esta nueva competencia manejada por la Federación de Criadores.

¿Qué les pareció esta idea?

Genial, y todos quedaron felices. Como siempre legislando hacia abajo y castigando a la calidad, pero en fin así fue.

¿Y quién lo hizo funcionar?

Fue el director Cesar Núñez, él lo echó a andar, yo solo di la idea central.

¿Era así lo que usted quería?

Yo quería un rodeo fuera de la competencia tradicional, un rodeo familiar, donde se premiara al caballo por su morfología, donde existiera un casino para que todos compartieran, un rodeo de plena amistad y tradición, una nueva forma de volver a lo antiguo. Pero la tentación de los puntos exigidos para asistir al Nacional de Rodeo de Rancagua se impuso, y solo se transformó en un trampolín para ello.

¿Qué nueva idea propone?

Efectuar un Campeonato Nacional de Criaderos que incluya a todos, a Santa Isabel, Lo Miranda, y algunos grandes más, un rodeo de tradiciones en que se premie la morfología del caballo en competencia, que sea de amistad, no de competencia ciega y cruda.

¿Cómo ve el rodeo actual?

Desagradable, sin técnica, puros golpes, se premia por el aplausómetro, no se cuida al caballo, el arreglo no vale mucho, muchos choque sin destino, mucho caballo lesionado, en fin, se vive la nueva época de la Fórmula Uno, con lucas se gana, no por calidad. El corredor que tiene uno o dos caballos bien trabajados con paciencia y técnica no tiene mayor opción.

¿Y cuál es la solución?

Invitar a las municipalidades cordilleranas de Santiago a que construyan una gran medialuna y allí efectuar el Campeonato Nacional de Criaderos, en la forma descrita y que sea un nicho exclusivo de los criadores, que en la actualidad son el 80% de los que corren.