Caballo Loco y su familia

Hace ya varios años se decidió agrandar la familia de este producto para acercar la  línea a las nuevas generaciones. Este año el proyecto dio luz con cuatro nuevos vinos provenientes de distintos valles, con uvas cosechadas a mano y elegidos de lotes muy particulares.

Caballo Loco y su familia

Quienes han probado a Caballo Loco, son testigos de su elegancia, múltiples capas de sabores y largo final. Es un ensamblaje para conocedores  y el gran ícono de Viña Valdivieso.

Hace ya varios años se decidió agrandar la familia de este producto para acercar la  línea a las nuevas generaciones. Este año el proyecto dio luz con cuatro nuevos vinos provenientes de distintos valles, con uvas cosechadas a mano y elegidos de lotes muy particulares.

El primero de ellos es un Grand Cru 2012 del Valle del Maipo, el cual está compuesto por un 80% de cabernet sauvignon y un 20% de cabernet franc. Destaca por ser sedoso y muy jugoso en la boca con aromas a pimienta, fruta roja y un largo final que invita a seguir tomando. Buen complemento para carnes rojas.

Luego viene un Grand Cru 2012 de Apalta, del valle de Colchagua, con iguales dosis de carménère y cabernet sauvignon. Con notas a fruta negra y toques especiados, taninos sedosos y elegantes, es un vino fácil de tomar e ideal para acompañar pastas y carnes a la cacerola.

Del Valle de Limarí es el Grand Cru Syrah 2012, el más concentrado de todos, de intenso color y con una mineralidad característica de la zona que le da buen volumen, pero manteniendo la jugosidad. Acompáñalo con carnes grasas o incluso con un buen plato de lentejas.

El más complejo de todos es el Grand Cru 2008 de Sagrada Familia, del valle de Curicó, mezcla de cabernet sauvignon, carménère y malbec. Con aromas a frutos negros y rojos, tabaco y especias, es un vino que se acerca bastante al Caballo Loco tradicional y que necesita un par de años de guarda para que asiente aún más su elegancia. Perfecto con carnes de caza.

Estos nuevos ejemplares no solo estarán disponibles en tiendas especializadas, sino también en restaurantes, dónde se podrán pedir por botella, en formato de 375 cc o por copa de 150 cc. Cuatro vinos con personalidad propia, fáciles de tomar y, lo mejor de todo: a un buen precio. Se pueden encontrar a 24.500 pesos en La Vinoteca y en restaurantes como Naoki, Happening, Ópera, El Barrio, Astrid y Gastón y Nolita Isidora.