Caída y resurgimiento del caballo chileno

Ya en las puertas del siglo XXI, la raza conocida como "caballo chileno", se trató de unir unió con las razas vaqueras de países vecinos a Chile. 

Caída y resurgimiento del caballo chileno

A medida que se consolidó la raza caballo chileno, los animales fueron ocupados preferentemente en trabajos agrícolas y ganaderos; pero la época industrial a finales del siglo XIX hubo una disminución en el tamaño de las propiedades agrícolas. También la aparición de los ferrocarriles y automóviles substituyeron al caballo como un medio de transporte y la introducción de razas equinas especializadas en funciones de tiro, carruaje o carreras, reemplazaron al caballo chileno.

Sin embargo, la popularidad del rodeo en esos tiempos y la participación de los caballos de auténtica raza chilena, significó que la gente que practicaba este deporte criara exclusivamente esta raza y así se fue recuperando la crianza y aumentando la cantidad de ejemplares.

Ya en las puertas del siglo XXI, la raza conocida como "caballo chileno", se trató de unir unió con las razas vaqueras de países vecinos a Chile. Los criadores de criollos comparten el deseo de los criadores de caballos chilenos de conservar los caballos vaqueros. Es por esto que esta raza se comenzó a llamar en forma no oficial y erróneamente "Criollo Chileno". 

Sin embargo estas dos razas son distintas ya que los caballos chilenos tienen descendencia del Virreinato del Perú y el registro de caballo chileno es cerrado, no así el registro de caballos criollos que permiten la incorporación de otros registros para mejorar la raza. Así el caballo chileno es considerado como un "mejorador" de raza de los criollos argentinos, uruguayos y brasileños.

Por decreto supremo esta raza de caballos está a cargo de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, entidad que regula la correcta inscripción de los caballos chilenos. El objetivo de esta federación es reglamentar, difundir y mantener pura la crianza de la raza chilena de caballos.