Camiña: el paraíso terrenal

La comuna de Camiña está conformada por 11 localidades: Francia, Chillayza, Moquella, Saiña, Quistagama, Cuisama, Chapiquilta, Yala-Yala, Apamilca, Nama y la capital comunal del mismo nombre.

Camiña: el paraíso terrenal

Ubicada en la región de Tarapacá, en la precordillera también llamada La Sierra, a lo largo de la quebrada de Tana en la provincia del Tamarugal se encuentra la comuna de Camiña en la cual, dada sus características, el 67,5% de su población se encuentra ubicada en caseríos en un nivel de terrazas fluvial más alto que el piso principal del río, a excepción de la localidad de Camiña que se encuentra en un nivel más bajo del valle.

La quebrada principal de Tana o de Camiña tiene una longitud de 140 Km aprox. Desde su inicio en los alrededores del cerro Pumire ubicado a una altura de 5.484 msnm. Hasta la confluencia con la quebrada de Tiliviche, que a partir de allí adopta el nombre de esta ultima, para luego dirigirse en dirección a la localidad de Pisagua ubicada a unos 16 Km más abajo.

La comuna de Camiña está conformada por 11 localidades: Francia, Chillayza, Moquella, Saiña, Quistagama, Cuisama, Chapiquilta, Yala-Yala, Apamilca, Nama y la capital comunal del mismo nombre.

En el Valle de Camiña se encuentran concentrados la totalidad de los caseríos a excepción de la localidad de Nama que se ubica en la quebrada de Suca. En la comuna de Camiña residen 1.275 habitantes, el 76% de su población es de origen Aymara.

La principal actividad económica la concentra el sector agrícola; la ganadería, administración pública, enseñanza, construcción, comercio y el turismo son de menor grado.

La mayor superficie de cultivos se encuentra destinada a la producción de hortalizas y verduras como el ajo, cebolla, zanahoria, betarraga, maíz. Considerando las características agro climáticas de la comuna, existe una de suerte de especialización de las zonas de cultivo para la producción de cierto tipo de especies, por ejemplo:

En la parte alta de la comuna específicamente en la localidad de Nama los terrenos son propicios para la producción de frutales, tales como manzanas, ciruelas, membrillos, tunas y tumos y en cuanto a hortalizas la producción se orienta a la producción de ajo rojo y choclos.

En la parte intermedia de la quebrada, se contempla las localidades de Apamilca, Chapiquilta y Camiña en este lugar los cultivos que mejor se desarrollan son el ajo blanco, cebolla, choclo y alfalfa.

En la parte baja de la comuna, donde se ubican las localidades de Cuisama, Quistagama, Moquella y Francia, los terrenos son más propicios para el cultivo de zanahoria, ajo rojo, betarraga, choclos, cebolla y alfalfa.

Turismo

Para acceder a los atractivos más sorprendentes de la zona, se hace necesario salir de los límites de Camiña. La Laguna Roja (o Laguna "Paricota" en aimara) es, probablemente, uno de los fenómenos naturales más asombrosos que tienen lugar en Chile, pero también uno de los más desconocidos. Se trata de una laguna ubicada a 3.500 m de altura que -tal como su nombre lo indica- tiene sus aguas teñidas de un intenso color rojo, como si se tratara de sangre. La laguna siempre ha sido un lugar reconocido para los indígenas de la zona, pero empezó a ser un punto de interés para los visitantes desde hace unos pocos años y hasta hoy su acceso es sumamente difícil. Son 65 km que, desde Camiña, se recorren en unas tres horas, cruzando los poblados de Chapiquilta, Apamilca y Nama, en dirección hacia Colchane. Se debe pasar por caminos en mal estado y huellas difusas, en las que es fácil perder el rumbo, por lo que se recomienda conseguir algún guía en Camiña o tomar de los escasísimos tours que existen desde Iquique.

En "Amuyo" (caserío ahora abandonado), el recorrido debe continuar a pie y se hace necesario cruzar un riachuelo antes de toparse por la impactante imagen de la laguna y su rojo intenso. En esta parte del trayecto habita Mario Visa Challampa, único nativo de la zona, que llega aquí de vez en cuando con su ganado.

Sobre la laguna rondan muchas leyendas aimaras. Según se cuenta, fue tildada de "maldita", ya que muchos murieron al beber de sus aguas. Dicen que no tiene fondo y que, incluso, una vez se tragó a un cura que había llegado a bendecirla.

Lo cierto es que la peculiar coloración de la laguna da para muchas especulaciones. La razón más probable de su color es la sedimentación de minerales que emanan desde el fondo de la laguna (de la cual brota agua caliente), mezclado con algunos pigmentos de algas, tal como ocurre con la Laguna Colorada, ubicada en el altiplano de Bolivia.

Como únicos habitantes temporales de la laguna, pueden observarse unos cuantos piuquenes (o guayatas), que son aves típicas de lagos y estanques, que rondan también las dos otras lagunas que tiene este sector. Una es completamente amarilla y la otra verde. Las tres están sólo a unos pasos de distancia, y poseen aguas termales que se encuentran entre unos 45° y 50°C.

Para los habitantes del vecino poblado de Lama, las lagunas se vislumbran como una importante fuente de ingresos a futuro. Están planificando habilitar una zona como mirador y, por supuesto, cobrar entrada. Por ahora, el lugar se mantiene absolutamente indómito y desconocido para la mayoría, incluso para gran parte de la población que habita Camiña.

Fuentes: Municipalidad de Camiña

Diario La Tercera