Carlos Ruiz, editor de El Observatodo: La idea es que la comunidad tenga un medio independiente, al que puedan acudir en cualquier momento

El editor del diario, Carlos Ruiz, nos cuenta algo más de historia de este diario digital, los principales temas que se abordan y, por supuesto, los desafíos para que El Observatodo se potencie y logre sus objetivos futuros.

Carlos Ruiz, editor de El Observatodo: La idea es que la comunidad tenga un medio independiente, al que puedan acudir en cualquier momento

El diario digital El Observatodo, nace en el 2006. Su principal característica es que se enmarca dentro de la participación ciudadana en la creación de información, es decir, sus reporteros son personas comunes y corrientes, que desde su interés crean noticias para su publicación.

El editor del diario, Carlos Ruiz, nos cuenta algo más de historia de este diario digital, los principales temas que se abordan y, por supuesto, los desafíos para que El Observatodo se potencie y logre sus objetivos futuros.

¿Cómo y cuándo surge el Observatodo?

El Observatodo nació como parte de un proyecto de Medios Ciudadanos, inspirados en la experiencia de “Oh My News”, en Corea del Sur, que en el año 2000 se alzó como el primer diario ciudadano, del llamado “Periodismo 3.0”.

La idea era romper la hegemonía vertical de la agenda noticiosa construida desde los medios hacia abajo, y que fueran los propios ciudadanos quienes pudieran contar los temas que a ellos les interesarán. Por ello El Observatodo, que fue el tercer diario ciudadano en Chile, tras El Morrocotudo en Arica y El Nortero en Antofagasta, cuenta con una plataforma en donde las personas, fueran o no periodistas, pudieran inscribirse como “corresponsales ciudadanos” enviando sus artículos, los cuales eran revisados por un equipo de periodistas del medio, que se encargaba de publicarlos, de pedir más información a la nota o rechazarlo por incumplir alguna norma ética.

El Observatodo nació de esta manera en el 2006, contando con una gran acogida entre los cibernautas, que lo posicionaron hasta el día de hoy, como el medio web más leído en la región de Coquimbo

¿Además de informar, qué otro objetivo tiene este medio?

La idea es que las personas puedan tener un medio más cercano a sus necesidades, ya que en su momento gran parte de lo publicado era escrito por los corresponsales ciudadanos. Con el correr del tiempo, el periodismo ciudadano mutó hacia las redes sociales, pero el espíritu sigue siendo el mismo: que los ciudadanos se congreguen y discutan de los temas que le interesan a su comunidad.

Además de informar, la idea es que la comunidad tenga un medio independiente, al que puedan acudir en cualquier momento, no solo para estar informados, si no para dar a conocer sus principales inquietudes.

¿Con qué dificultades se ha encontrado el Observatodo en el camino para realizar sus objetivos?

En un principio fueron los cuestionamientos desde ciertas instituciones civiles y de gobierno, respecto a artículos que no fueran escritos por periodistas (pese a estar corregidos y visados por periodistas), y que generalmente podían cuestionar sus funcionamientos y prácticas.

Hoy en día, dada la consolidación del medio, quienes escriben en el medio, sean o no periodistas, están respaldados por la seriedad y rigurosidad que nos han caracterizado durante todos estos años.

¿Qué falta para potenciar al Observatodo como medio de difusión?

Tal como le sucede a gran parte del periodismo regional, el apoyo de los empresarios locales y nacionales. Pese a estar consolidados como el medio web más visitado en la región de Coquimbo y tener una amplia llegada en el segmento de entre 20 y 40 años, se sigue apostando a medios nacionales, que poco o nada informan de la realidad local.

Por otra parte, el apoyo del gobierno en potenciar los medios locales, para generar diversidad y alternativas de información a los grandes conglomerados, si bien se agradece, es poco todavía.

¿De qué se habla en la región de Coquimbo? ¿Qué temas son los que le preocupan a la gente local?

Durante el último tiempo hemos podido identificar grandes temas que preocupan especialmente a los habitantes de esta zona. La sequía es un tema transversal para la región, puesto que más allá de la escasez que pueda significar para el consumo humano, está obligando a repensar la estructura de una de las grandes actividades económicas en esta región como lo es la agricultura, pero por sobre todo, de una actividad ancestral que es la crianza de animales caprinos.

Por otra parte, el crecimiento de las ciudades, especialmente de la conurbación La Serena – Coquimbo, con el consiguiente problema de tránsito que está transformando en insostenible en el corto plazo.

Tampoco se está ajeno a los grandes temas país, como lo es la delincuencia y el desempleo.

¿Cómo ven los habitantes de la región a Santiago?

En general, como ajena a los problemas de la región de Coquimbo. No solo sienten que Santiago se lleva gran cantidad de los recursos producidos en el país, sino que además sienten que el centralismo, en todo ámbito, y en lo que nos compete, en el tema informativo, pone poca atención a las distintas realidades en regiones.

¿Están en deuda las autoridades con la región? ¿En qué ámbito?

Sí, especialmente en el mencionado tema de la planificación de las ciudades en el mediano y largo plazo. Sienten que las autoridades de turno no han abordado y repensado cómo será la región en los próximos años, teniendo en cuenta que la sequía ya no es un fenómeno estacional, sino que es una condición que se transformó en propia de la zona, así como la infraestructura para recibir a la gran cantidad de personas que ha llegado a vivir, especialmente en la conurbación La Serena – Coquimbo, y en otras comunas de la zona, producto de la actividad minera.