Cerro Aconcagua: la gran roca que mira

El Aconcagua es la montaña más elevada del mundo fuera del sistema de los Himalayas y la segunda de mayor altura relativa detrás del Everest.

Cerro Aconcagua: la gran roca que mira

Ubicado íntegramente en la Provincia de Mendoza, al oeste de Argentina, se encuentra el cerro Aconcagua, un sistema ortográfico paralelo a la cordillera principal, que es un componente de la Cordillera de los Andes.

Con su altitud de 6.969 metros sobre el nivel del mar (msnm), el Aconcagua es la montaña más elevada del mundo fuera del sistema de los Himalayas y la segunda de mayor altura relativa detrás del Everest.

Durante mucho tiempo se ha intentado explicar el origen del término “Aconcagua”. Respecto a su procedencia se postulan varias ideas. La primera es que proviene del mapudungun aconca hue, que significa 'que viene del otro lado'. La segunda es que proviene del quechua ackon y cahuak del verbo cahua, que significa 'mirar' o 'el que mira'; tal vez 'la gran roca que mira sus alrededores', o 'centinela de piedra', sin embargo en la lengua aimara los vocablos kon kawa podrían ser traducidos como 'centinela blanco' o 'monte nevado'.

El cerro posee dos picos principales: la cumbre norte de 6960 msnm y la cumbre sur de 6930 msnm. En este sector de la frontera de Argentina y Chile, el límite entre los dos países se establece por la línea de las altas cumbres que dividen aguas y los cerros Catedral y Tolosa, que impiden que los deshielos que nacen en el Aconcagua se encaminen hacia el océano Pacífico, siendo dependientes del Atlántico.

Además, las aguas de estos dos últimos cerros tampoco van al Pacífico, por lo que la frontera corre a 14 km hacia el occidente del Aconcagua, hasta el cerro Caracoles, sobre el Cordón de los Dedos, dejando al Aconcagua enteramente en territorio argentino.

Durante los inicios de su exploración se pensó que era un volcán, pues uno de sus exploradores, Paul Güssfeldt, comprobó que las rocas que lo conformaban eran de origen volcánico, pero el profesor Walter Schiller, investigador geólogo del Museo de La Plata, publicó en uno de sus trabajos que estas rocas volcánicas fueron depositadas en el lugar por fuertes eventos tectónicos y que no se evidenciaba ningún orificio o cráter en la cima del mismo.

Acceso desde Santiago

Para llegar a este cerro desde Santiago, se debe emprender el camino hacia el centro de esquí Portillo. Para ello, es necesario tomar la ruta 57 hacia la ciudad de Los Andes. Luego de aproximadamente. 80 kilómetros, poco antes de llegar a aquella ciudad, tomar el desvío señalizado al oriente (derecha) que permite conectar con la ruta 60 que conduce al centro de esquí (otros 61km desde aquí) y al paso internacional Cristo Redentor. Luego de realizar los trámites aduaneros, continuar hasta la entrada del Parque Provincial Aconcagua, en Puente del Inca o Punta de Vacas (dependiendo de la vertiente a escalar).

 

Desde el sector de Guardia Vieja la carretera está sometida a horario para época de verano e invierno. Generalmente, el horario de verano comienza desde el 1 de septiembre hasta el 31 de marzo, de lunes a domingo las 24 horas del día. Para datos actualizados consultar en la página de la Unidad de Pasos Fronterizos.

Es posible llegar en transporte público con buses que hacen el trayecto Santiago - Mendoza (normalmente se debe pagar el costo completo del pasaje).

Su ascenso

Plaza de Mulas es una amplia planicie a los pies de un hermoso y blanco cerro llamado El Cuerno. Durante el verano el paisaje se llena de carpas multicolores que contrastan con la predominancia de tonos ocres de los cerros contiguos. Es un buen lugar para aclimatar ya que, además de alimentarse e hidratarse bien, se puede disfrutar de una gran compañía internacional. A unos cientos de metros de este lugar se encuentra el refugio Plaza de Mulas y aquí, además de poder dormir y comer, se puede jugar ping-pong y taca-taca.

Una vez aclimatados será necesario desplazarse hacia los campamentos altos. Para ello hay varias alternativas de campamentos intermedios, pero muchos de ellos tienen la falencia de no contar con agua. Se recomienda entonces, avanzar hasta el campo alto Nido de Cóndores (5400m), ya que es un lugar amplio y tiene nieve, aunque lamentablemente no está muy resguardado del viento y, debido a las innumerables expediciones que aquí han estado, no es muy limpio.

Entre el campo base y Nido de Cóndores son 4-6 horas por un largo y suelto acarreo. Desde este último campamento se pueden observar varios sectores de la ruta hacia la cumbre entrecortados por la arista noreste, debido a que la ruta pasa por detrás de un sector de rocas desviándose hacia el este para luego volver al centro de la cara norte y cruzar la parte alta del Gran Acarreo. Sobre Nido de Cóndores existe otro campamento establecido (campamento Berlín, 5700m) en donde además hay un refugio de madera.

El ataque a la cumbre se puede realizar de cualquiera de los campamentos altos. El trayecto es una huella bien marcada y de poca dificultad, salvo un par de cruces sobre neveros muy duros. Por último, una vez que se cruza el Gran Acarreo, la huella asciende por un sector llamado La Canaleta, donde la pendiente es algo fuerte y el tamaño de las rocas obliga a trepar a veces con ayuda de las manos.

Desde el portezuelo entre la cumbre oeste y este, son sólo unos cuantos minutos para alcanzar la cumbre. La jornada de cumbre dura aproximadamente 8-12 horas dependiendo de la capacidad y nivel de aclimatación de los montañistas. Se recomienda no estar en la cumbre después de las 2 de la tarde, ya que el descenso no es corto (4-5 horas) y de esta forma es posible llegar con luz al campo alto.