Chiloé, una isla repleta de mitos y leyendas

Las historias sobre distintos personajes abundan en todas las comunas del archipiélago. El Caleuche y El Trauco, algunas de las más conocidas.

Chiloé, una isla repleta de mitos y leyendas

El escenario es el siguiente: una noche oscura, afuera llueve copiosamente y un grupo de personas sentada frente a una chimenea escuchan atentamente una historia magnífica, cuyo origen está en la Isla de Chiloé un lugar que no solo se caracteriza por sus bello paisajes naturales, gastronomía e iglesias, sino que también por sus mitos y leyendas. 

“Los mitos son las explicaciones que los hombre primitivos dieron a los fenómenos naturales que no podían dilucidar, entonces encontraron sus orígenes en personajes divinos y sobrehumanos” dijo el fallecido investigador nacional, Orestha Plath, según el portal thisischile.cl. 

Las igual que en otras zonas de Chile, los relatos que abundan en Chiloé mezclan aspectos de la tradición española y de los pueblos originarios de esas tierras. Los mitos y leyendas en la isla abundan, estando presentes en su artesanía, fiestas costumbristas, gastronomía y en el quehacer diario. 

Las historias más conocidas, como la del Caleuche, superaron el simple relato, dando origen a películas, como “Caleuche, el llamado del Mar”, de Sergio Olguín; además de canciones, libros e incluso, historietas. 

Algunas historias

“El Caleuche” es una de las famosas y cuenta la historia de una barco que transportaba brujos y que aparecía de vez en cuando en las playas de la isla y, siempre, durante la noche. Dicen que cuando la marea está baja, es posible distinguir entre la niebla un gran barco iluminado y con una fiesta abordo, dicen que quienes logran verlo, casi siempre pescadores, se convierten en animales marinos o son llevados como el Caleuche. 

Otra leyenda ampliamente conocida es la de “El Trauco”. Dicen que es el demonio más temido por los chilotes, su aspecto es aterrador y tiene cara de pocos amigos. Se alimenta de las naranjitas, un fruto típico de Chiloé. Relatan que cuando una mujer joven y soltera queda embarazada es gracias a un encuentro con el Trauco.