Cola de mono: La bebida de Montt

Cada fin de año aparece en la mayoría de las mesas el tradicional cola de mono, tradicional ponche de leche denominado así por su color café oscuro. Según se cuenta, antiguamente el cola de mono de envasaba y vendía en botellas de Anís del Mono, provenientes de España, muy populares en América y cuya etiqueta mostraba a un mono con su larga cola.

Cola de mono: La bebida de Montt

Cada fin de año aparece en la mayoría de las mesas el tradicional cola de mono, tradicional ponche de leche denominado así por su color café oscuro. Según se cuenta, antiguamente el cola de mono de envasaba y vendía en botellas de Anís del Mono, provenientes de España, muy populares en América y cuya etiqueta mostraba a un mono con su larga cola.

A pesar de esta historia, la mayoría de las versiones relacionan el nombre de este brebaje y su origen a la figura de Pedro Montt, a quien sus amigos llamaban “el mono Montt”.

La historia cuenta, que en una ocasión Montt, siendo Presidente de Chile, disfrutaba junto a sus amigos de una velada en casa de doña Filomena Cortés y sus cuatro hijas. En aquel entonces, habría pedido que le entregaran su revólver Colt para retirarse. Como llovía torrencialmente, y nadie quería que el presidente se fuera, argumentaron no encontrar el revólver y lo convencieron de continuar la fiesta. Como se habían acabado los vinos y licores, agregaron aguardiente y azúcar a una jarra de café con leche. La bebida, que tuvo gran éxito, fue bautizada como Colt de Montt (haciendo alusión al asunto del revólver). El nombre de la Colt de Montt, habiéndose popularizado, habría degenerado en "col e mon", "colemono" y, finalmente, "Cola de mono".

Otros atribuyen el nombre del brebaje a una anécdota ocurrida durante la campaña presidencial de 1901, cuando Montt fue derrotado por Germán Riesco, cuyos seguidores habrían ido a celebrar su victoria y la "Cola de Montt", una heladería en la calle San Pablo. El dueño del local habría servido su especialidad, consistente en agregar aguardiente a los helados de café con leche ya derretidos. De ahí vendría de denominación de esta bebida.

Por último, Eugenio Pereira Salas en "Apuntes para la historia de la cocina chilena", da por inventora del Cola de Mono a Juana Flores, que hasta hace pocos años mantuvo su venta en San Diego. Otros aseguran que lo creó su marido, quien se molestaba cuando lo llamaban Cola de Mono y no "Colemono", como él lo habría bautizado.

A continuación, te dejamos la receta de este tradicional e histórico brebaje.

Ingredientes:

1 taza de agua

4 Clavos de olor enteros

1/2 cucharadita de nuez moscada molida

2 palos de canela entera

2 cucharadas de café

3/4 tazas de azúcar

1 1/2 litro de leche

1 1/2 tazas de agua ardiente

1 cucharadita de Esencia de vainilla

Preparación

En una olla pequeña, hervir durante 10 minutos el agua junto con los clavos de olor enteros, la nuez moscada molida y la canela entera. Luego colar.

Verter el agua del punto anterior en una olla o recipiente más grande. Disolver el café. Luego ir echando de a poco el azúcar procurando que se disuelva completamente.

Echar la leche de a poco e ir revolviendo con una cuchara. Luego agregar el agua ardiente y la esencia de vainilla y mezclar bien.

Guardar la mezcla en el refrigerador. Servir bien helado.