Combarbala: Ciudad de cielos limpios y artesanía única en el mundo

Sus cielos son característicos para observar el firmamento. En Combarbalá se encuentra el Observatorio Astronómico Turístico Cruz del Sur, el más importante en su tipo en Sudamérica. 

Combarbala: Ciudad de cielos limpios y artesanía única en el mundo

Combarbalá se ubica a 291 km al sur de la ciudad de La Serena por las rutas D-43 y D-55 y a 355 km al norte de Santiago por la ruta D-71. La piedra semipreciosa a la que da nombre esta localidad, origina una rica orfebrería famosa en todo el mundo por su delicadeza.

Sus cielos son característicos para observar el firmamento. En Combarbalá se encuentra el Observatorio Astronómico Turístico Cruz del Sur, el más importante en su tipo en Sudamérica.

La ciudad se caracteriza por su clima semidesértico, con hermosos paisajes montañosos a su alrededor. Aun siendo pequeña, la ciudad de 16 mil personas reúne variadas atracciones turísticas. Entre las que se encuentran el cerro y laguna de Pabellón; el santuario Virgen de la Piedra en el pueblo de La Isla y el turismo aventura en Barrancas, Chineo o Fragüita.

Historia

Combarbalá previa a la conquista española fue un lugar habitado por miles de años por una población indígena de influencias variadas, a través de culturas que fueron perfeccionando sus sistemas de vida hasta la irrupción del conquistador español, que apagó la mayor parte del rastro social organizacional de culturas, que sólo a través de la arqueología han develado parte de su legado.

Desde los Cazadores del Paleoindio (12000 a.c) hasta la Cultura Diaguita (1200 d.c) la zona de Combarbalá fue testigo del evolucionar de pueblos de movilidad permanente que a través de la caza y ganadería en un comienzo y la agricultura en su etapa tardía poblaban la zona y dejaron un rastro cultural imborrable para la identidad de la comuna.

Su artesanía

Declarada "Piedra Nacional de Chile" en 1993 por decreto de ley, la Combarbalita es una piedra única en el mundo, de composición blanda, textura con rasgo fluidales y colores rojizos, blancos, cafe y verde. Es material para artesanos quienes la utilizan para la creación de objetos de adorno tales como platos, ceniceros, miniaturas de iglesias, etc. Además tiene uso en esculturas y piezas de arte. 

En la actualidad las figuras y trabajos de Combarbalita se comercializan en muchas ciudades del país y el mundo, y en las últimas decadas esta artesanía se transformó en parte de la identidad y reconocimiento de Combarbalá.

Festividades

Hacia 1930 se descubrió en la localidad de “La Isla” una roca que se identifica con la imagen de la Virgen. Según relatos, en un principio la piedra no tenía la forma actual, ya que los pobladores posteriormente cavaron alrededor de la roca.

Con el tiempo la fama de esta formación rocosa y la devoción popular espontánea que generó en la localidad y en los alrededores fueron creciendo.

La asignación de este origen divino a la imagen, no fue aceptada, en primer orden, por la Iglesia de Combarbalá.  El sacerdote Pedro Muranda se opuso a la práctica de la devoción popular por parte de la gente, exclamando que la llamada virgen era una simple piedra, y no podían ni debían los católicos confundirla con la imagen de la Madre de Dios y venerarla como un falso ídolo.

La actual fiesta de la Virgen de la Piedra, es una festividad religiosa masiva, que congrega a miles de fieles. Se ha extendido su duración a más de un día y genera un comercio alrededor que ocupa la mayoría del camino que precede al santuario.

La fiesta tiene representaciones culturales similares a la Fiesta de la Tirana en Tarapacá, con diabladas y bailes Chinos. La danza sube desde las calles adyacentes pasando por la iglesia y subiendo por el camino que lleva hasta la altura del santuario.