Comuna de Graneros, cuna del Folclore

Graneros posee una rica tradición que encalza los aspectos religiosos y culturales, de ella proviene un decir que se expresan con mucho orgullo sus habitantes “Graneros cuna del folclore”.

Comuna de Graneros, cuna del Folclore

La comuna de Graneros se caracteriza por representar fuertemente nuestra cultura popular y folclórica. Pese a todos los adelantos de la civilización rural, ha mantenido durante años intactas sus tradiciones.

La historia de Graneros se encuentra estrechamente ligada a trascendentales acontecimientos de la evolución del país y a destacadas personalidades del mundo histórico nacional, principalmente de la Colonia.

Graneros fue decretada comuna el 22 de diciembre de 1981, bajo la presidencia de Federico Errázuriz Echaurren.

El Imperio Inca reconoció la propiedad de las tierras de la Hacienda de Codegua a la cacica Elvira de Talagante, derechos, que posteriormente, fueron reafirmados por Pedro de Valdivia. El Conquistador otorgó, además derechos sobre la Hacienda de Rancagua a los capitanes Españoles Andrés de Torquemada y Agustín Briceño.

Las tierras de la Hacienda de Codegua pasaron en herencia a Alfonso de Campofrio y Carvajal y a Catalina de los Ríos y Lisperguer, la famosa “Quintrala”, quien era nieta de Elvira. El 23 de Septiembre de 1698, Alfonso y Catalina hicieron donación de las tierras a la “Sagrada religión de la Compañía de Jesús y a su Colegio “.

Así fue como se constituyó la “Gran Hacienda de la Compañía de Jesús”. Los religiosos junto a evangelizar en las colonias, se dedican a cultivar el trigo, maíz y viñedos, construyendo un templo en su Hacienda por el año 1670.

El sentido comercial que tenían los jesuitas les trajo problemas con el Rey de España, Carlos III, quien decretó en 1767 la expulsión de los jesuitas de todos sus dominios.

Los jesuitas dejaron en el Reino de Chile varias obras, entre las que destacaron el santuario de la Inmaculada Concepción. Su presencia ha quedado grabada en el nombre de la localidad de “La Compañía”.

En 1771 la Hacienda la Compañía se remató, siendo adjudicada por Mateo de Toro y Zambrano. Fue en aquel entonces, cuando se levantan algunas bodegas destinadas a almacenar los granos cosechas, por lo cual el lugar empieza a ser conocido como “Los Graneros del Conde“ (posteriormente se redujo a “Los Graneros” y finalmente “Graneros”).

Graneros posee una rica tradición que encalza los aspectos religiosos y culturales, de ella proviene un decir que se expresan con mucho orgullo sus habitantes “Graneros cuna del folclore”.

Entre las tradiciones que están muy arraigadas a la comuna están los casamientos y bautizos a la chilena en los cuales contrayentes e invitados asisten ataviados de tenidas típicas (huasa) y en que la Ceremonia y fiestas son amenizadas por conjuntos folclóricos.

El tercer domingo de enero destacan sus fiestas de la tradición, además de las misiones y procesión de la Virgen del Carmen que se efectúa en la segunda quincena de octubre.

Así, Graneros ha mantenido sus raíces por cientos de años, donde el folclore y la cueca tienen un arraigo enorme. Prácticamente no hay escuela que no tenga un conjunto folclórico. Cuenta con numerosos cultores y la bailan desde niños. Existe, además un gran número de trayectoria, como por ejemplo: Conjunto Graneros, Los Grillitos, Conjunto Manantial, Trayen, Proyección Folclórica, El sembrador ,etc.