Concepción, el ave fenix chileno

Concepción fue fundado en 1550 en el lugar en donde hoy se encuentra la ciudad de Penco, siendo la segunda ciudad en importancia de Chile durante la colonización española. Pero su historia comienza mucho antes.

Concepción, el ave fenix chileno

Todo partió un 27 de septiembre de 1544 cuando el Capitán Juan Bautista Pastene, abordo de su buque San Pedro y en medio de un gran temporal, descubrió el sector perteneciente al actual Concepción. Su primer avistamiento fue la boca del río Biobío sitio que toma de manera simbólica por el nombre la provincia de Concepción. El temporal impidió el desembarco, por lo que la toma de posesión del nuevo territorio se hizo desde el San Pedro.

Pedro de Valdivia tiene un primer contacto con este territorio el año 1546 cuando llega a las orillas del río Biobío, específicamente a la bahía que después llamaría Bahía de Concepción. Acá tendría lugar la primera de las muchas batallas entre mapuches y españoles en el contexto de la llamada Guerra de Arauco. Valdivia, derrotado, regresa a Santiago de Nueva Extremadura, pero cuatro años más tarde, una nueva expedición, conformada por aproximadamente 200 soldados y un grupo de nativos, llegando hasta la altura de Andalién dando sitio actual a la ciudad de Concepción. El 22 de febrero de ese año los mapuches atacan a los españoles, por lo que éstos trasladan su campamento a orillas del mar, a un sitio que era denominado por los indígenas como «Pegnco» o «Penco» lo que dio origen al actual gentilicio de “penquista”.

El 3 de marzo de 1550 se trazó el plano de la ciudad, se repartieron los solares y se dio inicio a las primeras construcciones. Finalmente, la ciudad se funda oficialmente el 5 de octubre de 1550 con el nombre de Concepción del Nuevo Extremo, marcando un hito estratégico en el proceso de ocupación territorial del naciente Reino de Chile. En 1552 recibió el reconocimiento real y de la mano de éste, el escudo de armas que aún se encuentra vigente. 
Las condiciones eran óptimas para una nueva ciudad: mano de obra indígena, y una tierra óptima para las labores agrícolas y ganaderas, un sector además protegido del viento con excelentes condiciones para establecer un buen puerto que permitiera mantener un fluido contacto marítimo con el Perú.

La tarea no fue fácil: En los siglos XVI y XVII fue atacada por piratas ingleses y holandeses como Oliver Van Noort y Francis Drake como también por araucanos como Caupolicán, Lautaro en el siglo XV. 

La Guerra de Arauco hizo que Concepción fuera destruida tres veces en sus primeros diez años de vida, lo que dificultó el asentamiento urbano de la nueva ciudad. De hecho, es en estas tierras donde Alonso de Ercilla se asienta (1589) para escribir parte de su famoso poema épico, La Araucana.

Paradojalmente, fue uno de estos levantamientos indígenas (en 1598) el que afianzó la ciudad, pues gracias a él, las autoridades coloniales asignaron un fondo permanente remitido desde el Perú -el Real Situado- para mantener un contingente militar profesional y estable encargado de defender la línea fronteriza del río Bio Bío, que en adelante sería la frontera natural entre españoles y mapuches. Estos fondos, permitieron el fortalecimiento del sector comercial, la agricultura y ganadería que eran protegidas por el sistema de fortificaciones militares, potenciados con el primer ejército profesional de Chile, creado en 1604 para defender la ciudad.

Cuando el desarrollo de Concepción parecía haber alcanzado su madurez, todo debió partir nuevamente de cero. El 25 de mayo de 1751, un violento terremoto de 8.5 grados Richter, seguido por un maremoto, destruyó la ciudad obligando a su traslado hasta el sitio que actualmente ocupa, el denominado Valle de la Mocha, mientras que en el lugar de la antigua fundación quedó el pueblo de Penco, declarado como ciudad autónoma en año 1898. 

Desde su fundación, Concepción ha sido una de las ciudades más grandes de Chile, teniendo un importante papel en el desarrollo económico, administrativo y militar del país. Los puertos de Talcahuano, Tomé, San Vicente y Lirquén, que están próximos a la ciudad, la hicieron un centro de exportaciones y, antiguamente, un lugar de llegada de numerosos inmigrantes cuando las costas chilenas eran ruta obligada para los barcos que venían desde Europa.

En el siglo XIX Concepción impulsa en Chile varias revueltas político-sociales. Juan Martínez de Rozas lidera a los exaltados y toma control de la Primera Junta de Gobierno y crea el congreso nacional. Promociona su posición y conforma de las tres primeras provincias de Chile.

En el siglo XX Concepción se transformó en cuna de los ideales políticos y culturales del país, llevadas a cabo por los grandes capitales dados por la fiebre del oro, la activación del salitre y el carbón de Lota. Se construye el Liceo Enrique Molina y, en 1919, la Universidad de Concepción. En 1996 la comuna de Concepción es dividida, creándose Chiguayante y San Pedro de la Paz.

Actualmente la ciudad vive una explosión demográfica, cultural e inmobiliaria que ha experimentado, y que la mantiene como una de las ciudades más importantes de Chile.

El 27 de febrero de 2010 se produjo un terremoto de magnitud 8,8 en las escala Ritcher, con epicentro a 90 kilómetros al noroeste de la ciudad, causando numerosos daños materiales y un total de 524 muertos. Nada que Concepción no pueda superar