Cuando el Buque Dresden se escondió en la Patagonia

En la batalla de las islas Malvinas, el 8 de diciembre del mismo año, donde la armada inglesa al mando del vicealmirante Sir Frederick Sturdee hundió a casi todos los navíos de Von Spee, el SMS Dresden fue el único navío sobreviviente gracias a sus turbinas, que le dieron mayor velocidad (27 nudos) durante el forzado escape.

Cuando el Buque Dresden se escondió en la Patagonia

El SMS Dresden fue un crucero ligero alemán de la Kaiserliche Marine, que contaba con tres chimeneas, 118 m de eslora, 10 cañones de 105 mm, y el único equipado con turbinas Parsons y cuatro hélices navales tetrapalas, que le permitían alcanzar 28 nudos, 4 nudos más que el SMS Emden, su gemelo, con el cual constituía clase.

El buque recibió al inicio de las hostilidades de la primera Guerra Mundial instrucciones de navegar hacia la colonia alemana de Tsingtao, China, preparándose en pleno mar para entrar en combate.

Finalmente llegó a Tsingtao, la que aún estaba en poder de los alemanes y se abasteció. Allí recibió órdenes de proseguir la navegación en pos de la flota del almirante Maximilian von Spee. Durante el viaje, el buque fue alistado para el combate, desechando todo material inflamable y accesorios inútiles.

En Chile se unió a la flota de von Spee en la isla de Pascua viniendo desde Tsingtao. Desde ahí zarpó con la flota hacia la costa sudamericana, específicamente al Cabo de Hornos.

Participó en la batalla de Coronel el 1 de noviembre de 1914, donde la flota alemana resultó victoriosa.

Durante una parada de abastecimiento en Valparaíso, su gemelo el SMS Emden fue inutilizado en las islas Cocos el 9 de noviembre por el HMAS Sidney.

En la batalla de las islas Malvinas, el 8 de diciembre del mismo año, donde la armada inglesa al mando del vicealmirante Sir Frederick Sturdee hundió a casi todos los navíos de Von Spee, el SMS Dresden fue el único navío sobreviviente gracias a sus turbinas, que le dieron mayor velocidad (27 nudos) durante el forzado escape.

Tras escapar, se esconde en la Patagonia chilena. Los británicos no deseaban que el SMS Dresden se les escabullera y dieron una batida de caza por toda la región austral sin encontrarlo.

El SMS Dresden navegó por los canales patagónicos en busca de refugio. Una vez agotado el carbón, se mantuvo escondido en estrechos canales patagónicos chilenos no demarcados geográficamente (isla Santa Inés e isla Santa Magdalena), por espacio de varios meses y cambió de posición en muchas ocasiones, dentro de la misma zona. El lugar más espectacular fue el fiordo de Quintupeu, en cuya boca apenas cabía el SMS Dresden. Llancahué, Porcelana, Cahuelmó y Quintupeu que son unos bellos parajes del sur de Chile, donde se pueden apreciar vertientes naturales de agua termal agrupados en pozones al aire libre. En el fiordo de Quintupeu se divisan los cerros de la frontera y un farallón rocoso con una cascada directa al mar.

La tripulación sobrevivió gracias a la caza, pesca y fuentes de aguas naturales, así como a la ayuda de alemanes residentes en Chile, tales como Harry Rothenburg y Albert Pagels radicados en Punta Arenas.

A fines de febrero de 1915, y estando ya en condiciones de navegar aunque con bajas reservas de carbón, buscó encontrarse con un barco alemán abastecedor en alta mar y luego emprender la llamada ruta de los veleros hacia Oceanía.