Curanipe: todo pueblo tiene una historia que contar

Chile siempre se ha caracterizado por su importante atractivo turístico de norte a sur y la región del Maule no es la excepción. Dentro de todas esas localidades nos encontramos con esta comuna, que tiene una extensa historia y muchas atracciones que no te puedes perder.

Curanipe: todo pueblo tiene una historia que contar

Lo primero que debes saber es que Curanipe se encuentra en el borde costero de la Provincia de Cauquenes, frente a la bahía de La Poza. Es la sede municipal y parroquial de la comuna de Pelluhue, aunque es esta última la concentra la mayor cantidad de población en la actualidad.

La comuna de Pelluhue presenta una diversidad de poblados debido, principalmente, a su geografía la que ha marcado su progreso. Los principales asentamientos se encuentran hacia la costa, en las planicies litorales, los que se conectan hacia el interior con poblados ubicados en cuencas de esteros y ríos para finalmente rematar en las faldas de la cordillera de la costa.

Su actividad económica se ve reflejada en las actividades de la comuna: desde faenas agrícolas, hasta la actividad forestal o la pesca artesanal y el cada vez mayor desarrollo turístico. No son lejanos los tiempos en que Curanipe era un importante puerto de la zona centro sur de Chile.

Curanipe nace en torno al río del mismo nombre, que antes se conocía como Río La Dama, ahí surgió como un conjunto de casas dispersas entre el Camino Viejo y la playa. Su desarrollo como puerto significó que el asentamiento generará otro polo de desarrollo junto a La Rada y el Estero Parrón, esto llevó al crecimiento del pueblo en sentido norte a sur cuya avenida principal se denominó Calle Comercio, hoy Avenida Samuel Jofre Rojas. En la playa se encontraban los astilleros. 

Donde actualmente se encuentra el Bosque Paiva había una cervevería que se embarcaba en el mismo puerto.

Puerto de Curanipe

Curanipe fue habitado oficialmente el 2 de Mayo de 1850 para la extracción de cereales, frutos y maderas, en especial el Roble. En 1852 se estableció como poblado y en el año 1854 se regularizaron sus calles. En 1871 vivían 1178 personas en el pueblo y no menos de 4000 personas conformaban la parroquia. Su existencia data de la época de la Colonia, siendo puerto español con una importante actividad comercial de almacenamiento e intercambio.

A Curanipe llegaban barcos de diferentes partes del planeta, pero especialmente de Inglaterra e Irlanda, desde donde llegaba calzado, vestuario, géneros, algodón e incluso pianos. Desde aquí los buques zarpaban cargados de trigo, harina, lentejas de la zona y, posteriormente, cerveza.

Los buques anclaban mar adentro, por lo que los Faluchos eran los encargados de acarrear la mercadería hasta la costa. Entre los años 1888 y 1905 llegaron un total de 54 barcos al puerto.

Durante esos años, todo giraba en torno a la actividad portuaria, desde los astilleros donde se construían faluchos, hasta la aparición del ferrocarril, el que comenzó a pasar por Parral en 1873.

El tren se llevó la preferencia de los embarques. El antiguo camino de Santiago a Concepción pasaba por Cauquenes, de modo que muchos pueblos como Chillán, Talca, Parral, Linares y Chanco se surtían por las mercaderías que entraban por Curanipe. Hecho el ferrocarril, Cauquenes quedó aislado dado que el camino de Santiago a Concepción estuviera paralelo al tren. En 1895 llegó el ferrocarril a Cauquenes. La actividad portuaria murió la primera decada de 1900.

Las localidades de Constitución y Curanipe jugaron un papel fundamental en la actividad portuaria de aquellos años, sin embargo esta actividad culminó con la llegada del ferrocarril en la primera década del siglo XX y con la mecanización de los puertos. Fue ahí cuando la construcción de los faluchos dejó de ser una prioridad.

Un lugar ideal para el turismo y el deporte

En Curanipe puedes disfrutar de varias actividades al aire libre, puesto que ofrece muchas alternativas para disfrutar en familia como la natación, el surf, los paseos. Ahora, si lo que deseas es disfrutar de una buena gastronomía, Curanipe es idónea para realizar degustaciones de productos provenientes del mar. Asimismo, existen una infinidad de lugares en donde se puede disfrutar a lo largo del año, como por ejemplo, la caleta de pescadores artesanales y la feria que ofrece todo en cuanto a productos del mar.