Curanto chilote: Tradición pura del sur de Chile

Cuando Magallanes avistó fogatas de Tierra del Fuego, se puede traducir en que eran los patagones que preparaban unos curantos. Esta teoría toma fuerza, ya que se han encontrado en esas lejanías, conchales y restos de fogones adyacentes. 

Curanto chilote: Tradición pura del sur de Chile

Cuando Magallanes avistó fogatas de Tierra del Fuego, se puede traducir en que eran los patagones que preparaban unos curantos. Esta teoría toma fuerza, ya que se han encontrado en esas lejanías, conchales y restos de fogones adyacentes.

Todos los pueblos primitivos, cuando descubrieron el fuego lo utilizaron para cocer sus alimentos y en el largo período pre-alfarero, en que no contaban con vasijas, se usaron entre otros métodos más directos, las piedras calentadas por fogatas.

Cura, en mapuche significa piedra y antu, sol; luego la palabra original de este guisado es curantu=piedra ardiente, como el sol.

El curanto, especialidad chilota, se destaca por la abundancia y variedad de mariscos en Isla Tenglo, en Puerto Montt, en Calbuco y en todas las localidades de Chiloé continental e isleño. En tiempo antiguo confluían al guisado sólo pescado y mariscos, acompañados por papas y verduras de la zona; cuando se introdujeron en América cerdos y aves de corral, también fueron incorporadas a esta monumental preparación. En las regiones apartadas y menguadas de recursos aún es posible probar un curanto primigenio, sin los agregados europeos.

A continuación, te dejamos la receta y forma de preparación

Ingredientes:

Almejas

Choros o cholgas

Navajuelas

Picorocos

Pollo

Chancho ahumado,

Longanizas y chorizos,

Habas, arvejas y papas (con cáscara),

Chapaleles y milcaos.

Preparación

En un hoyo en la tierra, de un metro y medio de profundidad, con el fondo cubierto con piedras grandes, hacer una fogata hasta calentar las piedras al rojo vivo. Luego de sacar los tizones, se vacían los sacos con mariscos y se tapan con hojas de pangue (nalcas). Sirven también abundantes hojas de parra.

Encima, se ponen las carnes aliñadas y se vuelve a tapar con hojas de pangue (o de parra). Finalmente, las verduras, chapaleles y los milcaos. Todo se cubre con sacos de papa o harineros mojados, simulando una gran olla a presión. Después de aproximadamente una hora, los ingredientes estarán cocidos (al vapor) y puede destaparse y servirse el curanto.