Curepto. correr viento

Tierra de los picunches, mucho antes de su fundación, fue en esta zona donde surgió el alzamiento del temido guerreo Lautaro en el mes de marzo del año 1556, el que fue fácilmente sofocado por el capitán don Juan Jofré, encomendero de la zona cureptana. 

Curepto. correr viento

Tierra de los picubches, la historia de este pueblo es de pura realidad y comienza desde antes de la llegada de los españoles. Zona de alzamiento del valeroso cacique Lautaro, y del hundimiento en sus costas del Oriflama, un barco construido en Toulón para la armada francesa, una historia que hasta el día de hoy enciende pasiones. 

Tierra de los picunches, mucho antes de su fundación, fue en esta zona donde surgió el alzamiento del temido guerreo Lautaro en el mes de marzo del año 1556, el que fue fácilmente sofocado por el capitán don Juan Jofré, encomendero de la zona cureptana. 

Si bien se tienen registros de esta localidad desde la llegada de los españoles a la zona, el poblado como tal nace en torno a la Hacienda de Curepto, dada como merced de tierras en el año 1604 a Francisco Sánchez de Obregón por el Gobernador Alonso García de Ramón.

Casi 200 años después, el 17 de noviembre de 1790, se crea el Departamento de Curepto, de la Provincia de Talca, en donde se definen sus límites, dependencia administrativa y judicial. Esta calidad de Departamento es modificada el año 1974, cuando se suprime en el país, mediante DL Nº 575 del 10 de julio, la categoría de Departamento como división político-administrativa intermedia entre la provincia y la comuna. Curepto pasa a ser entonces una comuna de la Provincia de Talca.

Esta antigua historia ha permitido que Curepto guarde un rico patrimonio arquitectónico. Por ello, el 21 de diciembre de 1990 se declaró Zona Típica en la categoría de Monumento Nacional al sector constituido por la Iglesia Nuestra Señora del Rosario construida en adobe el año 1835 y que acoge a la Virgen del Rosario confeccionada en madera y traída de Llongocura en el año 1755; la casa Parroquial; la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Gualleco; y la Plaza de Armas con su entorno de casas coloniales bien conservadas.

Otra de las construcciones destacadas de la comuna, es la iglesia de Huenchullami construida en barro en 1585 sobre un antiguo conchal indígena. Ubicada en la ribera Norte del Río del mismo nombre, cercana a la playa La Trinchera, a 32 km del pueblo de Curepto es una de las iglesias más antiguas de Chile por lo que fue declarada Monumento Histórico Nacional por Decreto Nº 814 del 30 de noviembre de 1992. 

Esta imagen urbana, característica de la zona central del país, la que se vio enormemente afectada por el terremoto del 27de febrero de 2010, ya que varias de las edificaciones, si no cayeron producto del sismo, fueron demolidas en el transcurso de los días que siguieron al terremoto. Con esto se perdieron cinco de las edificaciones que la Municipalidad de Curepto estaba postulando como Inmuebles de Conservación Histórica, mientras las trece restantes se vieron dañadas con distintos grados de complejidad.

Pero Curepto tiene mucho más historia:

En las Costas de este pueblo, un 18 ama de febrero de 1770 el buque "Nuestra Señora del Buen Consejo y San Leopoldo", alias "El Oriflama", zarpó desde Cádiz con destino al puerto de El Callao, virreinal de Lima. Venía cargado de joyas, instrumentos musicales, juego de cubeterías de plata maciza enchapados en oro, bienes personales enviados a Mateo de Toro y Zambrano, y 1.738 cajones con objetos de finísima cristalería provenientes de La Granja de San Ildefonso. Nunca llegó a destino: el escorbuto, la falta de alimentos durante la travesía, y finalmente una tormenta de proporciones en las costas entre Concepción y Valparaíso, en la playa La Trinchera, terminaron con la vida de las 400 personas que iban a bordo y enterraron el tesoro en el fondo del mar. Hasta el día de hoy se busca su tesoro… pero eso es otra historia.

Protesta de los vecinos del departamento de Curepto

Pero Curepto es más que patrimonio arquitectónico. Los Anales de la Universidad de Chile destacan la protesta que los cureptinos hicieron al gobierno del año 1883 por sus reformas denominadas como de cuestiones religiosas o teológicas, cuando dirigía el país el Presidente Domingo Santa María, y cuyo gobierno se recuerda especialmente por la reforma de las instituciones que regulaban el estado civil de las personas, esto es los nacimientos, matrimonios y defunciones. Una de estas protestas dice: 

 “La guerra cruel y encarnizada que ha declarado la actual administración y los que le siguen en el congreso a nuestra Santa Madre Iglesia, coloca a nosotros, sus hijos en el deber ineludible de salir a su defensa.

No tendríamos derecho a llevar el glorioso nombre de católicos creyentes e hijos sumisos de la Santa Iglesia de Dios si miráramos con indiferencia la implantación del matrimonio o concubinato civil, el arbitrario despojo de los cementerios católicos, que uno a uno se nos están usurpando y la enseñanza impía y atea que de día en día propaga nuestro Gobierno con los dineros de nosotros los creyentes. Un Gobierno que protege la inmoralidad, que desconoce la religión del Estado, que entre nosotros es la católica, que se burla de las creencias de sus gobernados, que no tiene vergüenza de ser tenido ante la faz del mundo por perjuro y que no respeta la Constitución y las leyes de su país, merece el nombre de déspota y tirano.

Por esto nosotros, avergonzados de ser gobernados por un Gobierno tal y heridos en nuestras creencias religiosas, venimos en protestar con toda la energía de que somos capaces contra tan inicuos procedimientos y declaramos que estamos dispuestos a defender nuestros principios católicos aun a costa de nuestras propias vidas y por todos los medios legales que las leyes nos franquean.

Curepto, noviembre de 1883. (Siguen centenares de firmas publicadas en El Estandarte Católico de 15 de diciembre de 1883)”.