De Nueva Bilbao a Constitución: Una ciudad en homenaje a la Carta Magna de 1828

Un pueblo que nació a orillas del mar, evolucionó de ciudad puerto-astillero a ciudad-balneario, siendo hoy un excelente panorama para disfrutar de sus paisajes compuestos por fantásticos roqueríos y playas que se extienden a lo largo de 5 kilómetros de arena gris oscura y textura media.

De Nueva Bilbao a Constitución: Una ciudad en homenaje a la Carta Magna de 1828

Constitución es una comuna de la provincia de Talca en la VII Región del Maule, que antes de la llegada de los españoles, fue lugar de pesca y refugio de los Promaucaes (rama de la etnia mapuche). Posteriormente fue utilizado como lugar de descanso de los galeones y buques mercantes.

Sus orígenes se remontan a la fundación, por orden del Gobernador de Chile Ambrosio O`Higgins, de la Villa Nueva Bilbao de Gardoqui el 18 de junio de 1794 por el Capitán de Maestranza Santiago Oñederra.

Oñederra había arribado a Valparaíso cuatro años antes (1790), en busca de un lugar apropiado para instalar un astillero y después de un primer intento fallido, encuentra un pequeño valle protegido por cerros, cercano a bosques, cerca del río Maule y a poca distancia del mar. Don Ambrosio O`Higgins al firmar el decreto de creación de la Villa, otorga también terrenos a los 64 Vascos que acompañaban al Capitán, dando inicio así a la fama de constructores marítimos a los Maulinos. Ese mismo año don Santiago Oñederra fue nombrado procurador General de la Villa ubicada al borde del río Maule y el Océano Pacífico.

O’Higgins perseguía, con la construcción de este puerto, contar con la capacidad de transportar por el mar el trigo proveniente de Talca y de los terrenos de la costa del Maule y mejorar así el abastecimiento de cereales del país. La actividad del puerto creció hasta que en 1828 fue ascendido a Puerto Mayor. En ese mismo año, el 8 de agosto, la localidad pasa a llamarse “Constitución” en homenaje a la Constitución Política de la República promulgada ése año.

Atraídos por este puerto, llegaron por mar numerosos Capitanes de Marina de diversas nacionalidades que con su espíritu esforzado y emprendedor daban nuevos rumbos a una forma de vida de esta localidad. Gracias a ello, la Ciudad alcanzo un gran prestigio como centro de construcciones navieras, con el río en plena actividad y sus bodegas en la costa o en la isla Orrego. El progreso se reflejó en la construcción de imponentes casas de estilo europeo con bellos jardines, y mansiones con vista al río.Gracias a este apogeo, Constitución en su casco histórico cuenta con una serie de construcciones emblemáticas, viviendas y calles con un interés histórico patrimonial, entre ellas destacan la parroquia de Constitución, el teatro municipal, la municipalidad, la parroquia de los padres capuchinos, el entorno de la calle O’Higgins, y la calle Blanco, entre otras.

Sin embargo, Constitución tuvo un obstáculo geográfico insoslayable para convertirse en un puerto intermedio entre Valparaíso y Talcahuano: la barra del río Maule, un espacio del lecho del torrente que se unía abruptamente con el fondo del mar de manera desnivelada donde las corrientes marinas y fluviales chocaban constantemente, impactando en la salida de la producción cerealera de la región.

 Con el tiempo la barra del río se fue embancando y el puerto fue disminuyendo en actividades, hasta que en el año 1883 fue rebajado a puerto menor y la actividad a su alrededor fue decayendo. La esperanza de revertir esta situación llegó con la construcción del ferrocarril Talca-Constitución, lo que impulsó el crecimiento de la ciudad como punto de salida de productos agrícolas de los valles del Maule. Este auge, llevó a que en 1912 se fundara el Banco de Constitución- actual Banco de A. Edwards. Pero la economía del puerto-astillero estaba en declive definitivo, por lo que reorienta su actividad hacia el turismo rescatando las fortalezas de esta ciudad-balneario que por sus hermosas playas era uno de los lugares favoritos de los talquinos. 

Entre los personajes destacados de Constitución se encuentran Enrique Donn Müller (1846- 1929), capitán de marina mercante prusiano que llegó a la ciudad y que con solo 21 años logró una gran fortuna gracias a la construcción de un astillero y la instalación de algunos negocios. Solía decir “hice mi fortuna en este pueblo y jamás un solo centavo saldrá de él”. Desarrolló actividades filantrópicas como la construcción de caminos, forestación, la donación del estadio y la construcción de una réplica del Teatro Municipal de Santiago, severamente dañada por el terremoto de 1929, lo que obligó a su demolición. En 1927 recibió la condecoración “orden al Mérito” del Gobierno de Chile por sus obras.

Otro personaje destacado es don Enrique Mac Iver (1844- 1922), quien nació en Constitución y fue un destacado político nacional, abogado, líder del Radicalismo, diputado y senador de la República por varios períodos, participó en la revolución que derrocó al presidente Balmaceda.

Constitución fue una de las zonas más afectadas por el terremoto de 2010. El 27 de febrero de ese año, se celebraba en Constitución la fiesta Veneciana con la que se pone fin al verano.