Delia Domínguez: lo rural y lo refinado

La poetisa descendiente de colonos alemanes, quedó huérfana de madre a los 5 años ya que su madre, Amalia Mohr, murió de tuberculosis en 1936.

Delia Domínguez: lo rural y lo refinado

Delia Domínguez Mohr, nació en Osorno en 1931. Descendiente de colonos alemanes, quedó huérfana de madre a los 5 años, ya que su madre, Amalia Mohr, murió de tuberculosis en 1936. Su padre, Luis Domínguez, abogado y juez, la envió a ella y a su hermano Luis a internado. Delia estudió en el del Colegio de las Monjas Alemanas de Osorno.
 
Sobre su época de colegiala, se recuerda que era una niña transgresora e insolente por lo cual las monjas la encerraban castigada. En uno de esos castigos leyó en la revista Margarita las bases para un concurso nacional de poesía para los alumnos de enseñanza básica que se llamaba La uva, allí escribió un poema sin saber claramente qué era un poema, y con él ganó el primer premio.
 
De Santiago, el ministerio de Educación envió un diploma a su colegio que fue recibido en la rectoría de donde la llamaron. La reverenda madre le mostró el diploma de reconocimiento y desde entonces, cuando tenía siete años, le llamaron la Neruda-Domínguez.
 
Estudió Derecho en la Universidad de Chile, pero al tercer año abandonó leyes y se dedicó a administrar la hacienda familiar, el fundo Santa Amelia de Tacamó, en Osorno.
 
Por su justa combinación entre lo rural y lo refinado es que tiene una opinión favorable de la crítica.  En sus poemas se puede encontrar un tono de voz profundo y una profunda religiosidad.  El humor, ácido y nada complaciente, también está presente en su vasto oficio creativo.  Es también miembro de número de la Academia Chilena de la Lengua y muy amiga del pintor Claudio Bravo que ha ilustrado las portadas de sus últimos libros.
 
Ha publicado "La Tierra nace al canto", 1958;  "Parlamento del hombre claro", 1963;  "Contracanto", 1968;  "El sol mira para atrás", 1973;  "Pido que vuelva mi ángel", 1982;  "La gallina castellana y otros huevos", 1995; "Huevos revueltos", 2000.
 
Sus poemas han sido traducidos a varios idiomas, particularmente al alemán y al inglés. Ha sido nominada cuatro veces al Premio Nacional de Literatura.
 
Según Juan Villegas, su obra poética correspondería a una fusión entre la anti poesía y la poesía de los lares, cuyo matiz diferenciador está dado por la ausencia y la amargura de la anti poesía y la magnificación del espacio campesino, en el caso de la poesía lírica.
 
Neruda, su amigo, dijo de ella: "Compréndase que por naturaleza, por formación ecológica, la poesía de Delia Domínguez, osornina de los bosques de Osorno, es atrevida y descalza; sabe caminar sin miedo entre espinas y guijarros, vadear torrentes, enlazar animales, unirse al coro de las aves australes sin someterse al tremendo poderío natural para conversar con tristeza o con amor con todos los objetos y los seres. Mi amiga silvestre criada entre los avellanos y helechos antárticos domina la relación humana con la ternura que adquirió aprendiendo y defendiéndose de la soledad."