Después del 18: a limpiar el cuerpo

Lo primero que tenemos que tener claro es que nuestro organismo posee aparatos depuradores, como los riñones, hígado, pulmones, intestino y piel, que están en constante trabajo para lograr limpiar nuestro organismo, eliminando los desechos que ingresan y se generan en él. 

Después del 18: a limpiar el cuerpo

Terminan las Fiestas Patrias y nuestro cuerpo pide un descanso. Claro, porque entre tanto asado y terremotos, no hay cuerpo que aguante, es por eso que a continuación abordamos las mejores maneras de desintoxicar nuestro cuerpo para retomar el ritmo alimenticio que llevábamos previo al 18.

Lo primero que tenemos que tener claro es que nuestro organismo posee aparatos depuradores, como los riñones, hígado, pulmones, intestino y piel, que están en constante trabajo para lograr limpiar nuestro organismo, eliminando los desechos que ingresan y se generan en él.

Para comenzar a entender cómo debemos limpiar nuestro organismo, debemos tener claro que éste tiene la capacidad de sanarse siempre y cuando le entreguemos las herramientas y condiciones necesarias que necesita (incorporación de alimentos vivos, realizar actividad física, descansar, etc) y así se logra recuperar la capacidad de auto-sanación.

La primera medida es “dejar de ensuciar” nuestro cuerpo. Si queremos limitar la cantidad de sustancias tóxicas que ingresan a nuestra sangre, debemos reducir la cantidad de basura que generamos, comenzando por disminuir el consumo de frituras, alimentos procesados (harinas, sal, azúcares, aceites), proteínas expuestas a altas temperaturas, grasas animales, alimentos con gran cantidad de pesticidas, saborizantes, colorantes, alcohol, etc.

Una manera de ayudar a limpiar nuestro cuerpo es incorporar alimentos de simple digestión y ricos en nutrientes, tales como las frutas y verduras, combinándolas entre sí como ensaladas o sopas de verduras, siempre y cuando se respeten las normas de la Alimentación Viva. Además se debe aumentar el consumo de líquidos para lograr hidratar cada célula de nuestro cuerpo.

Los alimentos más depurativos son las verduras verdes frescas: espinaca, acelga, rúcula, apio, diente de león, perejil, cilantro, lechugas oscuras, pepino, etc. Las frutas frescas también generan efectos desintoxicantes, debido a que producen una gran cantidad de energía y el mínimo de toxinas. Se debe preferir el consumo de frutas ácidas  y jugosas durante las mañanas (pomelo, naranja, kiwi, mandarinas, etc).

No debemos dejar de lado el realizar actividad física y ojalá al aire libre para respirar un aire un poco más oxigenado y aumentar la exposición al sol para favorecer la síntesis de vitamina D.

De esta manera, a medida que vamos incorporando estos hábitos en nuestro estilo de vida, los órganos depuradores comienzan a mejorar su trabajo y así logramos desintoxicarnos de unas fiestas en las que seguramente tomó y comió más de la cuenta.