Don Patricio Aylwin y la democracia

Como Presidente, Aylwin fue símbolo de la democracia. Símbolo de esperanza, confianza en las instituciones, de prosperidad y finalmente de reconciliación. 

Don Patricio Aylwin y la democracia

“…hacer del poder político un instrumento para unir y no para dividir, para crear y no para destruir, para cerrar viejas heridas que aún duelen en el alma nacional…y para preparar a nuestra patria, para entrar al siglo XXI, con toda la pujanza de la juventud...” (Diciembre de 1989, parte del discurso al ser electo Presidente de Chile)

Hace pocos días recibimos la noticia del fallecimiento del ex Presidente de la República don Patricio Aylwin Azocar por parte de sus propios hijos.

Inmediatamente la prensa partió con los homenajes y dentro de ellos hemos escuchado, visto y leído diferentes perspectivas sobre la figura del difunto presidente.

Lo que queda preguntarnos, más allá de las diferentes posturas sobre su persona, es acerca de lo que nos dejó y lo que simbolizó Aylwin para el país a inicios de la década de los 90.

Patricio Aylwin nació el 26 de noviembre de 1918 en la ciudad de Viña del Mar y fue el mayor de los 5 hijos del matrimonio entre Miguel Aylwin y Laura Azócar. Su carrera política la inicia en 1945 como secretario de la Comisión de la Corte Suprema y aquel mismo año se integra a la Falange Nacional, hasta la fundación del Partido Demócrata Cristiano en 1957 y de la que fue miembro fundador.

De la Democracia Cristiana ocupó siete veces la presidencia, una de ellas durante el tiempo previo al Golpe de Estado, donde se mostró siempre a favor del diálogo, en la medida que se esté dispuesto a ello. El diálogo fracasó y durante un buen tiempo se mostró públicamente a favor del golpe de estado del mismo año 1973.

Para mediados de los 80 participó arduamente para la consecución de una transición pacífica a la democracia, la que se consigue después del plebiscito de 1988. Posterior al triunfo del “No”, fue designado candidato a la presidencia de la República por la Concertación de Partidos por la Democracia.

Como presidente, Aylwin fue símbolo de la democracia. Símbolo de esperanza, confianza en las instituciones, de prosperidad y finalmente de reconciliación.

Lo que se había vivido durante el tiempo del gobierno militar, con sus luces y sombras, dejaba un país encaminado en materia económica, pero claramente dividido. División que fue una consecución natural de los aires polarizados de la década del 70. Ello merecía una transición y un líder para ella.

Es así que don Patricio Aylwin, asumió algo más que la presidencia. Asumió el ser símbolo de esa esperanza que durante su gobierno, no dejó de hacerse cargo de ello.

Para el bronce quedarán aquellas palabras enérgicas de aquel día en el Estadio Nacional, cuando traza, en cierto modo, las líneas de su gobierno y se enfrenta a unas pifias que no dejaron de hacerse presente durante el tiempo de ello.  

"...restablecer un clima de respeto y de confianza en la convivencia entre los chilenos, cualquiera sea su creencia, ideas, actividades o condición social, sean civiles o militares. Sí señores, sí compatriotas, civiles o militares, Chile es uno solo".

Referencias:

http://www.t13.cl/noticia/politica/documental-patricio-aylwin-hombre-transicion

http://www.uchile.cl/portal/presentacion/historia/grandes-figuras/presidentes-de-chile-ex-alumnos-de-la-u/4787/patricio-aylwin-azocar

http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/04/674-675438-9-las-frases-historicas-de-patricio-aylwin-sobre-augusto-pinochet-y-salvador.shtml