Dulce de huevo mol, una receta colonial

Aprovechando estas escasas, y por eso más especiales, tardes de lluvia, le invitamos a preparar el dulce de huevo mol, una muy antigua receta que se remonta a los tiempos de la Colonia y que pese a los años, no ha sido extinta.

Dulce de huevo mol, una receta colonial

En tiempos de prisa, de productos envasados y comida chatarra, parece poco atractivo dedicar tiempo a la cocina. Sin embargo cocinar en casa puede ser una gran oportunidad para pasar un buen rato en familia y alejar a los niños del televisor, e independiente de la edad, una oportunidad para aprender a trabajar en equipo, cultivar la paciencia, la cooperación y disfrutar el premio del esfuerzo conjunto, finalizando al jornada con una tarde de juegos y conversación en torno a rico pastel preparado en familia.

Aprovechando estas escasas, y por eso más especiales, tardes de lluvia, le invitamos a preparar el dulce de huevo mol, una muy antigua receta que se remonta a los tiempos de la Colonia y que pese a los años, no ha sido extinta.

Esta es sin duda una receta artesanal muy laboriosa especial para ser preparada por varias manos. Antiguamente la preparaban las monjas para dar utilidad a las yemas de huevo que sobraban de los merengues preparados para otras delicias de la época. Utilizaban para ello grandes ollas de cobre y se cocinaban las yemas con azúcar, revolviendo por más de 40 minutos, en antiguas cocinas a leña. 

¿El resultado? Una deliciosa pasta que se utilizaba para el relleno de distintos dulces. Con el tiempo, esta pasta fue desplazada por el manjar, pero hoy es posible encontrar un pastel de huevo mol en el Restaurant y Dulces Millahue, que se ubica en Ruta 68 kilómetro 35, en la comuna de Curacaví, camino a Valparaíso. 

Atrévase a preparar este pastel en casa, ya sea para comer directamente o para rellenar una torta. Acá le entregamos una receta que tiene una pequeña variación, pues incluye almendras. A ustedes se les podría ocurrir otras..¿lúcuma? por qué no!

Ingredientes para 8-10 personas

250 g de azúcar

½ taza (120 ml) de agua

8 yemas de huevo

75 g de almendras molidas muy finas

Extracto de almendra

Merengue o crema chantilly para decorar

Canela o azúcar flor para espolvorear

Preparación

1. En una olla colocar el azúcar y agua hasta cubrir; cocinar a fuego medio, revolviendo hasta deshacer el azúcar, sin que hierva. Aumentar el calor y hervir hasta que el almíbar esté de pelo (aproximadamente 10-15 minutos). Retirar del fuego y enfriar ligeramente.

2. En un bol batir las yemas hasta que estén espumosas; agregar de a poco, batiendo el almíbar. Añadir las almendras y extracto de almendra; mezclar bien. Colocar el bol a bañomaría a fuego medio y cocinar, revolviendo en la misma dirección, hasta que espese. Verter a una fuente de servir, decorar con merengue o crema chantilly y espolvorear con canela o azúcar flor. Servir frío