ECLIPSE, UN CABALLO CHILENO EN EL DESIERTO DE DUBAI

El Jeque Mohamed, actual primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos es un amante de los caballos y pese a tener más de 4 mil ejemplares en sus establos, jamás había podido ganar este torneo hasta el 19 de enero  de 2013, cuando un noble caballo chileno, robusto y considerado muy pesado para las arenas del desierto, lideró el grupo de 200 potros que se midieron en el torneo de aquel año. 

ECLIPSE, UN CABALLO CHILENO EN EL DESIERTO DE DUBAI

Es, sin lugar a dudas, una de las carreras de caballos más importante del mundo. Nos referimos a la “Endurance Cup” de Dubai, competencia creada en 2001por el  jeque de Dubái, Mohammed bin Rashid Al Maktoum y en la que se corre una distancia de 160 kilómetro en cinco etapas.

El Jeque Mohamed, actual primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos es un amante de los caballos y pese a tener más de 4 mil ejemplares en sus establos, jamás había podido ganar este torneo hasta el 19 de enero  de 2013, cuando un noble caballo chileno, robusto y considerado muy pesado para las arenas del desierto, lideró el grupo de 200 potros que se midieron en el torneo de aquel año. Su nombre era Eclipse, un caballo nacido y criado en Huelquén, Chile, que no sólo ganó la prueba, dejando por primera vez el trofeo en Dubai, además, estableció un nuevo récord mundial: 26,57 kilómetros por hora.

Su historia comienza en el sur, en el campo Ricardo Cruzat, en Río Bueno, desde donde se trasladó a los establos del polero y criador Marcial Taverne en Huelquén, cerca de Paine. Fue ahí donde se adiestró a Eclipse, hasta que en junio de 2012 el veterinario jefe del jeque, Federico Boffi, vino a Chile a buscar un ejemplar. Tomó contacto con el abogado Víctor Ríos, ex presidente de la Asociación Chilena de Enduro Ecuestre, y éste le recomendó hablar con Taverne, ya que Eclipse ya había demostrado habilidades en el Panamericano de Enduro, realizado en Chile en 2011, prueba en la cual se coronó campeón. A los pocos días de hablar con Taverne, el potro terminó embarcado, con destino final Dubái.