Editor de El Martutino: En Valparaíso la gente no valora lo que tiene

Oscar Aspillaga, su editor, conversó con revista Corral Victoria, donde repasó alguno de los principales temas que le competen a los ciudadanos de la región de Valparaíso. Reconoce que los ciudadanos y el propio Estado no valoran el patrimonio de la región y critica que Chile aún está muy descentralizado.

Editor de El Martutino: En Valparaíso la gente no valora lo que tiene

El Martutino es un medio digital perteneciente a la red Mi Voz, representando a Valparaíso desde 2009. Actualmente, es el medio digital más leído en la región, teniendo como sustento el darle voz a los ciudadanos para mostrar sus problemas, haciendo de puente entre ellos y las autoridades.

Oscar Aspillaga, su editor, conversó con revista Corral Victoria, donde repasó alguno de los principales temas que les competen a los ciudadanos de la región de Valparaíso. Reconoce que los ciudadanos y el propio Estado no valoran el patrimonio de la región y critica que Chile aún está muy descentralizado.

¿Cómo surge El Martutino?

El Martutino pertenece a la Red Mi Voz. En el proceso de expansión de la empresa, que ya tiene 15 diarios digitales de Arica a Magallanes, se decidió el año 2009 que era necesario tener un diario en la Región de Valparaíso, momento en que entré a la empresa y ayudé a darle vida a El Martutino.

¿Cuál es su principal objetivo, además de informar?

Generar cambios, darles voz a los ciudadanos, mostrar sus problemas, tratar de ser un puente entre ellos y las autoridades.

¿Cómo funciona el hecho de ser un diario ciudadano?

Red Mi Voz comenzó antes que existiera toda esta explosión de las redes sociales. El Martutino comenzó cuando se estaba recién expandiendo masivamente Facebook y Twitter, por lo que de alguna manera todo eso sirvió para poder comunicarnos de mejor forma con los ciudadanos y poder saber más acerca de sus problemas, opiniones, etc.

¿Cuál es la recepción de la gente frente al diario?

Creemos que es buena, la gente ve a El Martutino como una contraparte del Mercurio Valparaíso, donde publicamos cosas que a lo mejor no tienen cabida en el Mercurio. A su vez, hemos conocido a mucha gente, ciudadanos de a pie, que nos escriben notas, nos dan datos y nos ayudan a que el diario crezca. A lo largo de estos años hemos conocido mucha gente que sin su colaboración desinteresada, quizás el diario no sería lo que es hoy. Afortunadamente, hoy podemos decir que somos el medio digital más leído de la región.

¿Qué temas son los principales actualmente en la región?

Por estar El Martutino en Valparaíso, el tema del patrimonio es muy importante, su cuidado, lo que hacen las autoridades, el debate que genera su poco cuidado y el abandono por parte del Estado. La expansión portuaria es un tema muy sensible en Valparaíso, donde se quiere construir en el borde costero de la ciudad, un terminal para recibir simultáneamente dos de los barcos más grandes del mundo. Un proceso que no fue conocido en su momento por la ciudadanía y que hoy está generando un fuerte rechazo en algunos sectores de la ciudad. También el tema de la basura que en Valparaíso es un tema muy conflictivo, ya que por años la ciudad ha estado debajo de bolsas de basura, responsabilidad de las autoridades que no han hecho su trabajo y la gente que no cuida su entorno. Para El Martutino, también es de vital importancia el conflicto que generan las inmobiliarias en los cerros de Valparaíso y su poco respeto por la gente que lleva viviendo hace décadas ahí. En el resto de la región, para nosotros es importante darle difusión a las organizaciones culturales y sus actividades, la descentralización y por supuesto el medio ambiente, entre otros muchos temas.

¿De qué manera valora la gente el patrimonio en la región? ¿se reconoce?

Creo que no se valora mucho. En Valparaíso, ciudad patrimonio de la humanidad, creo que la gente no valora lo que tiene a su alrededor y no sabe cuidarlo. Eso sí, creo que una gran responsabilidad la tiene el Estado y las mismas autoridades de la ciudad, quienes no se han preocupado de esta condición y no han generado ni las políticas necesarias ni los recursos para mantenerlo. Y eso que ya ha pasado una década desde que la UNESCO nombró a la ciudad como patrimonio de la humanidad.

¿Consideran los habitantes de la región que hay preocupación por las autoridades para satisfacer sus demandas o sienten que Chile es aún muy centralizado en Santiago?

Por supuesto que Chile está muy centralizado en Santiago, lo que te mencionaba antes del patrimonio de la humanidad es un ejemplo. También la enorme contaminación que hay en algunas zonas de la región, como Puchuncaví-Ventanas, donde por décadas ha existido un abandono por parte del Estado. O que desde Santiago decidan dónde es el mejor lugar para la expansión del puerto Valparaíso sin siquiera preguntarle a los mismos habitantes. O la construcción de proyectos energéticos en otras ciudades donde tampoco preguntan a los vecinos. Las decisiones importantes se toman en Santiago y no importa lo que opinemos. Otro ejemplo, el Congreso en Valparaíso no ha tenido ni un beneficio para la ciudad. Los porteños quieren que se vaya y extrañan el hospital que antes había en ese lugar y que tan necesario es hoy en día.