El Campeonato Nacional de Rodeo para Criadores

Por: Arturo Montory.

Los Campeones de Chile vigentes son el criadero Palmas de Peñaflor con los jinetes Alfredo Moreno Echeverría y Luis Eduardo Cortes L. los que defenderán su título.

El Campeonato Nacional de Rodeo para Criadores

Este fin de semana en la medialuna de Osorno se efectúa un Campeonato más para Criadores, en el cual participan los propietarios de los criaderos en sus propios caballos, trabajados y arreglados en sus instalaciones.

La idea siempre ha sido hacerlo un rodeo familiar y se ha logrado ello, corren padres con hijos, con nietos, hermanos, padre e hija, en fin, también un propietario y un jinete profesional.

Los Campeones de Chile vigentes son el criadero Palmas de Peñaflor con los jinetes Alfredo Moreno Echeverría y Luis Eduardo Cortes L. los que defenderán su título.

Pero asisten también equipos poderosos, como el criadero Peleco con Gustavo Valdebenito con Cristian Meza C., pero esta vez sin su jinete habitual Luis Corvalan que está lesionado, otros equipos importantes son criadero Agua de los Campos y Maquena de Ítalo Zunino M., criadero Vista Volcán con Sebastián Walker y José Rojas, , criadero La Esperanza de Cesar y Martin Núñez, criadero Las Callanas con Gonzalo Vial e hijos y el jinete Emiliano Ruiz, criadero Ramahueico con Juan Duran y Alberto Delgado, criadero Tacos de Rumai de Roberto Bozzo P., criadero San José de Loa de Juan Carlos Loaiza, criadero Taitao II de Diego Pacheco y Cristóbal Cortina, criadero La espuelita de Rolando Varela y Leonardo Espinoza, criadero El Remanso de Hernán Cruz Castillo.

Aquí se aprecia el fruto del éxito de la crianza en relación a la capacidad corralera de jinetes y caballos criados, de las líneas de sangre, de su destreza funcional, es una prueba máxima de la tarea emprendida por años, se puede tener un sonado éxito o un estrepitoso fracaso, pero es un riesgo que todo criador debe asumir.

Las exposiciones y el rodeo son las pruebas para lo cual se cría el caballo chileno de pura raza, y si no supera ambas con calidad y capacidad no habrá pasado la barrera de aceptación pública ni menos justificar su reproducción.

Los caballos hay que probarlos deportivamente, sino se puede estar equivocado por años de sueños e inversiones inútiles, un caballo exclusivamente bonito y de papeles genealógicos hermosos sino es “bueno para la vaca” de nada servirá.

La calidad de sus antepasados es solo una buena referencia, el individuo es el que debe probarse, sino bastaría un “papel hermoso plagado de campeones” y sería muy facial sacar y sacar campeones, lo que en la práctica jamás ha resultado así.

En el rodeo se prueba docilidad, velocidad, valentía, coordinación, arrojo, bondad de su boca, temperamento, resistencia al sufrimiento, aguantador de golpes, capacidad de recuperación, y exigencia extrema.

Lo más importante es que su morfología sea adecuada a esa prueba deportiva de alto rendimiento.

En la actualidad se crían miles y miles de caballos chilenos por lo cual destacar es cada vez más difícil, considerando que los grandes criaderos tienen los mejores arregladores y cuentan con los mejores jinetes, durísima competencia para los chicos, quienes solo pueden subsistir probando y probando lo cada uno cría.      

Hoy día criar por papeles en muy fácil, solo asunto de recursos, pero que sirvan es lo difícil porque en el rodeo no existen categorías todos entramos en la misma competencia y por los mismos premios, no hay escalas.