El complejo volcano que esconde la Laguna del Maule

Tiene 24 cráteres y desde 2007 ha generado un alzamiento de la corteza terrestre y un enjambre de temblores. Si bien los lugareños dicen estar informados de la situación, piden un plan de contingencia para saber, por ejemplo, dónde evacuar en caso de una erupción. 

El complejo volcano que esconde la Laguna del Maule

Durante los últimos días la Laguna del Maule ha dado que hablar, no solo por lo bella que es, sino por el secreto que esconden sus aguas. En su interior existe un enorme complejo volcánico que está entre los más activos del país.

Tiene 24 cráteres y desde 2007 ha generado un alzamiento de la corteza terrestre y un enjambre de temblores. Si bien los lugareños dicen estar informados de la situación, piden un plan de contingencia para saber, por ejemplo, dónde evacuar en caso de una erupción.

La laguna está ubicada a 152 kilómetros al oriente de Talca y a 3.092 metros sobre el nivel del mar. Según el Sernageomin, constituye un complejo volcánico semejante a la caldera existente bajo el parque de Yellowstone o Long Valley, de Estados Unidos, y ocupa el lugar 28 dentro de los 90 volcanes más activos de Chile. Tiene 24 cráteres o centros de emisión, cada uno con distinta composición química. Su más reciente erupción, eso sí, sucedió hace 600 años.

Desde 20011, la Red Nacional de Vigilancia Volcánica instaló instrumentos en el lugar, lo mismo que la Universidad de Wisconsin (EE.UU.), para medir la sismicidad y ascensos de magma. Entre 2007 y 2010 hubo un alzamiento de corteza terrestre de 30 centímetros al año, considerada la tasa de deformación más grande a nivel mundial para un sistema volcánico sin una erupción en proceso. La última medición, entre el 1 y 30 de abril pasado, arrojó que se mantiene con leves cambios, en razón de 1,5 centímetros al mes.

Durante el mismo período se registraron 173 temblores por fracturamiento de material rígido (volcano-tectónico), con una magnitud máxima de 2,5. El 19 de abril, no obstante, hubo un enjambre de 175 temblores de menor magnitud. Esta actividad fue considerada dentro de los niveles de estabilidad del volcán, por lo que la alerta volcánica se mantiene en nivel verde.