El desafío de proteger nuestro Patrimonio Natural

El primer desafío es conservar nuestro patrimonio natural. La presión de visitas turísticas a zonas naturales amenazan seriamente la preservación del patrimonio natural y un ejemplo de ello son los masivos incendios.

El desafío de proteger nuestro Patrimonio Natural

Hasta 1930 el Chile moderno tenía más población Rural que Urbana y desde aquella época el cambio ha sido vertiginoso. Según el Censo de 2002, en la actualidad la población urbana es el 86.6% del total y la rural solo asciende al 13.4%.

Ante esta realidad hoy enfrentamos un nuevo y renovado interés de la población por visitar las zonas rurales y los parques nacionales, reservas naturales o zonas de conservación para acercarse a la naturaleza, situación que nos impone una serie de desafíos.

El primer desafío es conservar nuestro patrimonio natural. La presión de visitas turísticas a zonas naturales amenazan seriamente la preservación del patrimonio natural y un ejemplo de ello son los masivos incendios. Recordemos, por ejemplo, la feroz quema producida en el parque nacional Torres del Paine en 2011 producto de la irresponsabilidad el ciudadano israelita, Rotem Sigern, quien fue condenado por la justicia chilena por provocar la destrucción de más de 12 mil hectáreas producto de que encendió fuego en un lugar prohibido.

La gran cantidad de habitantes que están habituados a las zonas urbanas y el desconocimiento que tienen respecto de la vida en la naturaleza y la protección de los territorios conforman una latente alerta para nuestro patrimonio. Esta realidad representa un enorme desafío para nuestro patrimonio nacional.

Pero la respuesta a este desafío parece no estar muy lejos: Educación. La conciencia de cuidar nuestros espacios naturales protegidos se aprende. Estados Unidos fue el pionero en la conservación con la creación del Parque Yelowstone en 1872. Casi medio siglo después, en Chile el primer parque nacional fue el parque Vicente Pérez Rosales en 1926.

Pero el compromiso mundial con la protección del patrimonio debió esperar aún más. Recién en 1972, la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura -en su reunión celebrada en París del 17 de
octubre al 21 de noviembre- abordó el tema en profundidad y constató en el inicio de su declaración que el patrimonio cultural y el patrimonio natural están cada vez más amenazados de destrucción, no sólo por las causas tradicionales de deterioro sino también por la evolución de la vida social y económica que las agrava con fenómenos de alteración o de destrucción aún más temibles.

En Chile el patrimonio natural está protegido dentro del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, administrado por la Corporación Nacional Forestal, CONAF. El Sistema tiene en la actualidad 100 unidades, distribuidas en 36 Parques Nacionales, 49 Reservas Nacionales y 15 Monumentos Naturales. Estas unidades cubren una superficie aproximada de 14,5 millones de hectáreas, el 19,2% del territorio continental de Chile.

Sin embargo, cada verano somos testigos de cómo incendios devoran miles de hectáreas y como millones de turistas dejan basura en los lugares más prístinos de nuestro país.

Los invitamos a valorar nuestro patrimonio natural y a educar a nuestro hijos para que cuiden, preserven y aprecien nuestra naturaleza y sus excepcionales ecosistemas.

Fuentes:
http://whc.unesco.org/archive/convention-es.pdf
http://www.conaf.cl/incendios-forestales/prevencion/proteccion-snaspe/