El día en que La Serena no pudo defenderse de los corsarios

Cuando Bartolomé Sharp fue sorprendido merodeando por las costas del Pacífico, las autoridades de la época jamás imaginaron que su objetivo sería otro que los principales puertos del reino. Lamentablemente, estaban equivocados.

 

El día en que La Serena no pudo defenderse de los corsarios

En diciembre de 1680, el gobernador Juan Henríquez Garro, fue advertido de la presencia de Sharp en las costas de Chile, razón por la cual reforzaron puertos como el de Valparaíso, Valdivia y Concepción con milicias y artillería.

Sin embargo, ante tal acción, el pirata inglés Bartolomé Sharp se desvió, atancando la entonces indefensa ciudad de La Serena.
Así es como la mañana del 13 de diciembre, Sharp desembarcaba con 35 hombres en el puerto de Coquimbo para hacer agua y leña. Hecha la provisión, se encaminó a La Serena al frente de su pelotón. 

Al poco andar, se vio enfrentado a unos cien jinetes mal armados que el corregidor de La Serena, José Collarte, había logrado reunir en poco tiempo. 

Ante la minoría militar y técnica, se dispersaron sin hacer frente al pirata. Lo mismo hicieron los pobladores de la ciudad.
En tal situación, el corregidor trató de acordar un precio de 95 mil pesos para que Sharp abandonara la ciudad. Lamentablemente, aun juntando todo el dinero que había en el pueblo, le fue imposible reunir la cantidad antes acordada.

Sin embargo, mientras esto ocurría, se ponía en práctica otro plan para derrocar al pirata: con una balsa de cueros de lobos inflados, un español logró llegar durante la noche hasta el buque de Sharp, y colocándose bajo la popa, rellenó con estopa, azufre y otras materias combustibles el hueco que queda entre el timón y el codaste, y le prendió fuego con una mecha. El incendio fue descubierto a tiempo y los piratas lograron sofocarlo.

En vista de esta tentativa y del retardo del pago del rescate, Sharp resolvió quemar la ciudad.
Tras esto, se embarcó rumbo a la isla de Juan Fernández. Posteriormente atacaría Iquique, Arica y la costa peruana. Retornó a las Antillas por la vía del Cabo de Hornos.

FUENTES:

Legión de los andes: http://legionarios.webhispana.net/
Memoriachilena.cl
Manuel de Odrionzola, "Colección de Documentos de Literarios del Perú tomo II", 1864