El espinal chileno: especie única en el mundo

El espino forma parte del gran género de las acacias, árboles propios de ambientes subtropicales. 

El espinal chileno: especie única en el mundo

Los espinales chilenos son definidos como una formación vegetal única en el mundo y que tiene importancia tanto ecológica como para la producción agropecuaria.

El espino forma parte del gran género de las acacias, árboles propios de ambientes subtropicales. Es así como al otro lado de la cordillera -en la región del Chaco semiárido, donde son frecuentes las lluvias de verano-, hay entre 25 y 30 especies. En cambio en Chile es el único representante.

Pero ¿cómo es posible que en un paisaje con clima mediterráneo como nuestra zona central subsista un árbol que viene de un ambiente completamente distinto? La clave está en que se trata de una planta cuyas raíces penetran hasta las napas subterráneas, por lo que utiliza aguas sumamente profundas que otras especies no alcanzan.

La relación que se establece entre el espinal y la pradera es singular. Las plantas germinan con las primeras lluvias de mayo y se secan en primavera, mientras los árboles comienzan a tener sus hojas hacia septiembre cuando la pradera está terminando su fase de desarrollo. Eso significa que la pradera se ha podido desarrollar completamente en un período en que el árbol no tiene sus hojas y así obtienen la luminosidad necesaria para poder crecer.

Respecto de la diversidad de especies de flora de esta formación vegetal, se han identificado unas 215. Aproximadamente el 70% de ellas son nativas, mientras que el resto proviene de la cuenca mediterránea de Europa y llegó con la colonización, cuando los españoles trajeron la ganadería a Chile. Venían en forma de semillas, especialmente los fardos de alimento que los colonos traían para sus animales.

Fuente: El Mercurio