El Hoyo: la picada criolla por excelencia

Es reconocido en la actualidad como uno de los principales restaurantes de comida típica criolla. Su pasado de cantina y su presente de picada, lo han convertido en una ruta patrimonial segura para turistas y chilenos. 

El Hoyo: la picada criolla por excelencia

Con más de un siglo de tradición, el restaurante El Hoyo ha destacado por ser un lugar típico de comida chilena, folclor y chichería. Esta picada criolla tiene una vasta historia en la cual resalta su peculiar nombre y como se creó el tradicional “terremoto”.

Si nos remontamos al año 1912, El Hoyo era una picada clandestina, donde su dueño y fundador, Benjamín Valenzuela oriundo de Rastrojo, pueblo cercano a San Vicente de Tagua-Tagua, vendía charqui y huevos duros a los ferroviarios.

Este pequeño empresario fue viendo el éxito en la recepción de sus gustos culinarios y decidió agregar chicha al repertorio, lo que aumentó considerablemente la llegada de los obreros y conductores de trenes que pasaban por el lugar, quienes entre ellos se daban el dato  del local el “hoyo”. Este apodo, nace porque Valenzuela se instalaba en una explanada que bajaba unos 4 o 5 metros, en comparación a los terrenos de alrededor.

Ubicados en el mismo lugar que hace un siglo –entre lo que hoy es la calle San Vicente y Gorbea, es reconocido en la actualidad como uno de los principales restaurantes de comida típica criolla. Su pasado de cantina y su presente de picada, lo han convertido en una ruta patrimonial segura para turistas y chilenos.

Habitual es encontrarse en el lugar con deportistas, políticos o farándula nacional, donde degustan platos típicos como el clásico pernil o arrollado que se acompaña de un terremoto, cóctel clásico de este lugar que fue inventado luego del sismo que azotó a Chile en 1985 y que lleva vino blanco, helado de piña y un poco de fernet o granadina, según el gusto.

El 2009, el marido de Lliana Ross, invitó a este popular lugar al reconocido chef y celebridad de Travel & Living, Anthony Bourdain, quien probó todo, desde prietas con papas, lengua y pernil, sin embargo el arrollado lo dejó más que satisfecho, coronándolo en ese momento como el mejor que había comido en su vida.

Luego de la visita del chef inglés, El Hoyo se popularizó entre los extranjeros debido al programa de Bourdain que se transmite en varios países. Y son éstos quienes les piden a las agencias de viajes que incluyan en sus paquetes turísticos una comida típica en esta popular picada.

Este lugar lleno de tradición y parte de nuestro patrimonio culinario fue elegido, el 2008,  por el Consejo Nacional de la Cultura como la sede para entregar el premio a las once mejores picadas de Santiago, entre las cuales, claro está, estaban incluidos. También el 2010 El Hoyo fue distinguido como la Mejor Picada Bicentenario de la Guía Culinary.

De esta manera, el restaurante está emplazado en un barrio que hoy poco tiene que ver con las carretas arrastradas por caballos que vendían melón con vino a los vecinos del sector, décadas atrás. Hoy, la picada está rodeada de tiendas de frutos secos, alimentos para mascotas, jugueterías y a sólo pocas cuadras del barrio Meiggs, donde se puede encontrar desde juguetes, artículos de cumpleaños, sillas de playa, hasta árboles de navidad.

Ahí está instalado este restaurante que en su entrada tiene un letrero que dice “El Hoyo: chicha, chancho y pipeño”, una clara señal que ahí todo lo que rodea la zona deja de ser protagonista para darle paso a nuestras tradiciones y gastronomía chilena.