El Itata, un río de pastoreo abundante y con historia

Un río que corre por las comunas de Yungay, Cabrero, Pemuco, Bulnes, Quillón, Ñipas, Portezuelo, Coelemu y Treguaco y que los mapuches bautizaron como Itata, un lugar de "pastoreo abundante". En sus aguas se da en abundancia la pesca de truchas, salmón y pejerrey, y su valle se producen abundantes los vinos.

El Itata, un río de pastoreo abundante y con historia

Hasta la Conquista de Chile el Itata fue el límite natural entre las etnias mapuche, ubicada al sur, y picunche, al norte. Este río da origen a un gran salto de agua, donde es posible apreciar los estratos de sedimentos fluvio glacio volcánicos. En sus márgenes se llevó a cabo una de la más importantes batallas en la lucha por la Independencia de Chile: la batalla de El Roble, acaecida el 17 de Oct de 1813. Luego del sitio de Chillán, en que las fuerzas realistas resistieron ante el ataque de José Miguel Carrera, éste se dirigió al sur a reunirse con O'Higgins y cerca de mil hombres que éste había reclutado en Laja, para propinar el golpe definitivo a los realistas. Sin embargo, fueron sorprendidos en la localidad de El Roble. Carrera resultó herido y salvó su vida arrojándose a las frías aguas del río Itata, mientras que O'Higgins resistió los embates realistas hasta la llegada de Juan José Carrera.

En la actualidad, en esta cuenca comprende un área de 11.294 km2, que se encuentra bajo la influencia de un bioclima mediterráneo, se producen vinos de la cepa moscatel de Alejandría, y que son rotulados con la denominación de origen Valle de Itata (surcado por los ríos Itata y Ñuble), el que por su clima mediterráneo húmedo, su buen suelo, abundancia de luz y estaciones bien diferenciadas, lo han llevado a distinguirse por su desarrollo vitivinícola de alta calidad, una ruta del vino que vale la pena recorrer y conocer viñas como Casas de Giner, Valle del Itata, Viñas de Chillán (Tierra y Fuego), Largui, Casanueva, Viñas Männle y Tierra de Arrau.

Respecto a su geomorfología, este río tiene diferentes afluentes. Así, según la descripción que hace el SINIA (Sistema Nacional de Información Ambiental), el río principal se origina cerca de la estación Cholguán del Ferrocarril Longitudinal Sur, a pocos kilómetros al norte de la ribera norte del río Laja. En este punto se juntan los ríos Cholguán, que viene del oriente, y Huépil, que le caer del sur. En un recorrido de 85 km hasta que se reúne con el río Ñuble, va captando sus principales tributarios que constituyen una red de drenaje paralela de dirección al poniente y cuyas cabeceras se encuentran en la zona de La Montaña. De ella forman parte los ríos Danicalqui, Diguillín y Larqui. Poco más arriba de su junta con el Danilcalqui, el Itata presenta un salto de 20- 25 m de altura, un atractivo lugar para la pesca y la recreación.

En el curso inferior, después de trasponer la cordillera de la Costa, los bancos de arena obligan a la corriente a extenderse considerablemente en vegas y su profundidad disminuye. El ancho en la boca del Itata varía de 100 a 200 m en verano, y llega a 300 m en invierno. El río Cholguán se origina en la precordillera, en la falda poniente del cerro Calas (2.190 m) el que separa su cabecera de los formativos del río Polcura, afluente del Laja. Se desarrolla con rumbo general al W en longitud de 50 km. El río Huépil es el afluente más austral del Itata, siendo su caudal escaso; nace en los primeros contrafuertes andinos y tiene un recorrido de 38 km. Algunos autores y también en la Carta Preliminar llaman Itatita al curso inferior del Huépil, por lo cual consideran al Itata como formado por la confluencia del Cholguán y del Itatita. Un importante tributario del curso medio es el río Diguillín, que nace en la falda suroeste del volcán Chillán (3.211 m) y tiene un recorrido de 102 km, casi todo a través de la depresión intermedia. Por su ribera izquierda o poniente, el Itata en este trayecto recibe sólo pequeños esteros generados en la cordillera de la Costa. El principal afluente del Itata es el Ñuble, cuya hoya es de 5.097 km2. Nace al pie del paso de Buraleo, al oriente de los nevados de Chillán (3.212 m). Desarrolla su curso superior en dirección al NNW y a 40 km de su origen recibe desde el norte su principal afluente, el río Los Sauces. 

Tras un recorrido de 155 km, el Ñuble se junta en el borde oriental de la cordillera de la Costa al Itata en el punto llamado Confluencia. En su primer tramo, hasta la junta del río Los Sauces, corre el Ñuble en un cajón muy estrecho, de márgenes quebradas, características que conserva hasta salir al Valle Central. Aparte del río Los Sauces, incrementan el caudal del río Ñuble esteros de escaso caudal y a poco de cruzar la Carretera Panamericana recibe por el sur, procedente de La Montaña, el río Cato. A 10 km de la confluencia con el Itata, afluye al Ñuble, también por el sur, otro importante afluente que es el río Chillán, que nace en la falda poniente de los nevados de Chillán, importante nudo orográfico que domina el paisaje cordillerano de la región. Inmediatamente aguas debajo de la confluencia con el río Chillán, el río Ñuble recibe aporte más importante desde el norte que es el río Changaral. 

Después de la junta del Ñuble, el Itata desarrolla su curso inferior en el corazón de la cordillera de la Costa, donde sólo recibe esteros menores, siendo el río Lonquén el de mayor caudal. Drena un área de cierta importancia (1.075 km2 ) de los cerros costeros al sur y al este de la ciudad de Quirihue, con una red de diseño extremadamente complejo.