El lado oculto del héroe independentista José Miguel Carrera

Existe un documento con fecha 8 de septiembre de 1819 en el que José Miguel nos muestra una faceta diferente al personaje patriota. Este documento es una carta enviada desde su exilio en tierras argentinas a su “amada Mercedes”, doña Mercedes Fontecilla, su esposa. 

El lado oculto del héroe independentista José Miguel Carrera

Cuando pensamos en los hombres que tuvieron sobre sus hombros la labor de “hacer patria” y convertirse en los pioneros de nuestra República, vienen a nuestra memoria los libros de historia, las clases sobre el proceso de independencia, los museos y las estatuas de bronce que decoran varias de nuestras plazas.

Pensamos en ellos, en algunas ocasiones, como si hubieran sido personas de un solo ideal, metidos en su tema y nos olvidamos que también fueron personas comunes, chilenos como nosotros, con ideales, sentimientos, entornos familiares y gustos varios.

Así pasa con uno de los personajes más controversiales de nuestra historia: José Miguel Carrera Verdugo.

De José Miguel, la historiografía ha tratado muchísimo sobre el personaje de nuestra independencia, sobre su temperamento que finalmente llevó el proceso independentista en un curso diferente al que algunos, en aquel momento, querían. Se cuenta de su mala relación con O’Higgins y varios otros hechos más de su tiempo como patriota.

Lo que la historiografía ha dejado un poco de lado, pero que sí ha hecho de O’Higgins por ejemplo, es acerca de su vida personal, una perspectiva privada.

Existe un documento con fecha 8 de septiembre de 1819 en el que José Miguel nos muestra una faceta diferente al personaje patriota. Este documento es una carta enviada desde su exilio en tierras argentinas a su “amada Mercedes”, doña Mercedes Fontecilla, su esposa.

En la carta, Carrera, da cuenta de su preocupación por la salud y bienestar de esposa. No se guarda palabras de amor, llamándola varias veces en su pequeña carta como su “amada”.

Le muestra su molestia y pesar por encontrarse en aquella situación, lo cual lo hace pasar hambre y padecer por el maltrato de su ropa diaria, la que se encuentra con “hoyos en los pantalones y camisas”. Le solicita enviar algunas telas para renovar su vestimenta y algunos otros víveres con los cuales mantenerse durante algún tiempo.

Al finalizar su carta, Carrera muestra algo realmente poco conocido. Su aspecto más humano se muestra al describir su gran pena por pasar en soledad aquel 8 de septiembre de 1819, día importante para doña Mercedes, quizá por ser la celebración de su santo o quizá por algún otro motivo que desconocemos. Muestra su gran amor por ella y también su firme deseo de no pasar más días importantes sin su compañía, por lo que le promete estar al año siguiente con ella y su familia.

Detrás de la carta hay un hombre de armas fielmente enamorado de su esposa, preocupado por el devenir de su patria y con claros signos de sacrificios por sus motivos de estar viviendo aquello en ese momento. Una verdadera escena de amor, drama y patriotismo.

Este documento es solo un detalle, detrás de la gran personalidad de Carrera y del misterio que envuelve a todos los personajes de la historia.

Referencia.

Carta de José Miguel Carrera a Mercedes Fontecilla, 8 de septiembre de 1819 – Archivo Museo del Carmen de Maipú.