Emilio Bello y su importante rol en la política chilena

Entre una mayoría de militares que tomaron parte en las reuniones donde se urdieron los planes contra la Junta de Gobierno, se encontraba el “alessandrista” Emilio Bello Codesido quien, una vez triunfante el golpe dado el 23 de enero de 1925, fue el único civil de la nueva Junta de Gobierno integrada por el almirante Carlos Ward y el general Pedro Dartnell.

Emilio Bello y su importante rol en la política chilena

Fue el fundador del Partido Liberal Democrático y se desempeñó en variadas carteras ministeriales a lo largo de su carrera política. Emilio Bello Codesido tuvo, además, un destacado protagonismo en el golpe militar de enero de 1925, el cual devolvió el poder a Arturo Alessandri, quien había sido recientemente exiliado.

Emilio Bello realizó sus primeros estudios en el Colegio Inglés, posteriormente en el Instituto Nacional e ingresó en la Universidad de Chile, de la que había sido rector su abuelo Andrés Bello, donde se tituló en Derecho en 1889. 

Con solo 16 años comenzó a trabajar en el Ministerio de Guerra y Marina y en poco tiempo alcanzó el puesto de subsecretario. Tras su matrimonio con la hija del presidente José Manuel Balmaceda, quien fue depuesto por la revolución de 1891, se vio obligado a abandonar Chile a donde regresó en 1892 para fundar, en Valparaíso, el Partido Liberal Democrático. En sus filas, Emilio Bello fue elegido diputado por Valparaíso y Casablanca en cuatro periodos legislativos, entre 1894 y 1906, así como secretario de la Junta Ejecutiva.

Más tarde, durante el mandato de Federico Errázuriz Echaurren, Bello formó parte del equipo de Gobierno desempeñando varias carteras ministeriales: Industrias y Obras Públicas (1898), Justicia e Instrucción Pública y Relaciones Exteriores, Culto y Colonización (1900). 

Los mandatos de Federico Errázuriz y Germán Riesco tuvieron en común los problemas limítrofes con Argentina y Bolivia, los que fueron resueltos a través de tratados en mayo de 1902 y octubre de 1904, firmados por Emilio Bello como máxima autoridad chilena en asuntos de política internacional. La experiencia adquirida por Bello en este campo llevó a su designación como ministro de Chile en Bolivia y México en la segunda década del nuevo siglo.

Desde la llegada a la presidencia del liberal Arturo Alessandri en 1920, se produjo cierta parálisis en la actividad legislativa chilena que se intentó paliar con la intervención del Ejecutivo en los comicios generales al Congreso de marzo de 1924. Esta medida provocó en septiembre una intervención militar denominada “la revolución de los tenientes” que, aunque en un principio solamente tenía por objetivo poner fin a cierta inercia parlamentaria, pronto alcanzó a Alessandri quien renunció a su cargo y fue acogido en la embajada de Estados Unidos.

La organización de la Junta Militar que tomó las riendas del movimiento contó con tres civiles entre los que se encontraba Emilio Bello, quien fue llamado a última hora para ocupar la cartera de Relaciones Exteriores, según señala él mismo en sus Recuerdos políticos sobre los acontecimientos de 1924. Sin embargo, muy pronto se constituyó una Junta de Gobierno en la que sólo figuraban los tres representantes de las Fuerzas Armadas quienes decidieron la disolución del Congreso y la aprobación de la renuncia de Alessandri, en contra de las propias reivindicaciones de los jóvenes militares instigadores del pronunciamiento.

Así, apenas disuelta la Junta Militar, comenzaron las conspiraciones contra la Junta de Gobierno -cuya situación parecía más afianzada a fines de 1924- a partir de la orden de traslado de varios oficiales que eran partidarios de recuperar el sentido y los objetivos del pronunciamiento de septiembre. Entre una mayoría de militares que tomaron parte en las reuniones donde se urdieron los planes contra la Junta de Gobierno, se encontraba el “alessandrista” Emilio Bello Codesido quien, una vez triunfante el golpe dado el 23 de enero de 1925, fue el único civil de la nueva Junta de Gobierno integrada por el almirante Carlos Ward y el general Pedro Dartnell.

Un nuevo conato de rebelión entre la suboficialidad del Regimiento “Valdivia”, originado por las dificultades económicas que afectaban a los escalas más bajas del ejército, llevó al Gobierno interino encabezado por Emilio Bello a establecer una vinculación interesada entre este movimiento y los presuntos planes de conspiración de partidarios de la Unión Nacional, pretexto con el que se logró la detención y el destierro de trece altos representantes de esta facción política, entre ellos Ladislao Errázuriz, Ismael Edwards y Roberto Huneeus.

El regreso de Arturo Alessandri a Chile en marzo de 1925, con la expresa condición de preparar una nueva constitución, coincidió con el nombramiento de Emilio Bello como delegado de Chile en la Liga de las Naciones. Desde 1932 (nuevo mandato de Alessandri) y hasta 1938, Emilio Bello fue ministro de Defensa Nacional y de Tierras y Colonización, colaborador del diario político de Valparaíso La Prensa y, en los últimos años de su vida, recibió del Gobierno de Venezuela, tierra natal de su abuelo Andrés Bello, el Gran Cordón de la Orden del Libertador.

Fuente: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=bello-codesido-emilio