En Tumbes no solo se respiran Aires Marinos, también se comen

La especialidad de la casa son las empanadas de mariscos con una amplia variedad de relleno y, lo que mejor, en abundancia.

En Tumbes no solo se respiran Aires Marinos, también se comen

Dicen las abuelas que el mejor secreto para cocinar es hacerlo con cariño y dedicación y en el restorán Aires Marinos de la Caleta Tumbes lo saben. Su dueña, Lugarda Cerna Bello, es la ama y señora de sus ricas preparaciones y es el sello del lugar conocido en toda la región del Biobío. 

Pero las empanadas no son la única especialidad; la paila marina, merluza austral o la reineta al horno, frita o a la plancha también están en el menú que ha sido reconocido por diversos chef internacionales que han llegado hasta la zona como jurados de concursos gastronómicos. 

La dueña de este lugar hace ocho años comenzó el negocio junto a su hermano Cristián, un pescador que puso todos sus ahorros para levantar este proyecto gastronómico justo al lado de la casa de sus padres. 

Todo ese esfuerzo se vio truncado por el tsunami que provocó el terremoto del 27 de febrero de 2010. Sin embargo recibió la ayuda del fallecido empresario Felipe Cubillos y de las autoridades comunales para volver a levantarse. Meses después del acercamiento llegaron los módulos que acogerían el local inaugurado 8 meses después de la catástrofe. 

Desde aquel octubre Aires Marinos solo ha crecido y el éxito ha sido tal que a un costado incluyeron una cabaña para recibir turistas durante el verano y los fines de semana largos. “la gente nos quiere” cuenta la señora Lugarda.