Encuentran piezas históricas del blindado Blanco Encalada

Cochrane y Blanco Encalada eran los blindados más poderosos de la escuadra, ambos fueron construidos en Inglaterra entre 1872 y 1875. Si bien el primero operó para Chile hasta 1933, el segundo tuvo un dramático y prematuro final. A continuación, les detallamos su historia.

Encuentran piezas históricas del blindado Blanco Encalada

En 1891, el régimen del Presidente José Manuel Balmaceda enfrentó al Congreso, episodio en el cual la Marina se alió con el Parlamento. A ese lado pertenecía el “Blanco”, que estaba fondeado en Caldera, donde fue víctima de un ataque sin precedentes.

El capitán de navío ® e historiador Carlos Tromben, cuenta en sus relatos que aquella madrugada del 23 de abril de 1891, los cazatorpedos “Lynch” y “Condell”, que estaban bajo el mando de Balmaceda, se filtraron en la bahía sin ser descubiertos por quienes resguardaban a “Blanco”. “Condell” fue el primero en disparar tres torpedos, los cuales no alcanzaron el objetivo.

El “Blanco” respondió, pero el “Lynch” logró hacer impacto con uno de sus torpedos que golpeó por estribor, dañando de esta manera el departamento de máquinas.

El ataque dejó sin luz ni generadores al “Blanco”, provocando un verdadero caos en la tripulación. Según el teniente Agustín Fontaine, quien fue testigo del combate, hubo en total 182 muertos.

“Blanco” se convirtió de esta manera en el primer buque hundido por un torpedo en el mundo. Tiempo más tarde, el buzo del crucero inglés “Champion” corroboró esta información, al describir “una sola enorme abertura de 4,6 por 2,1 metros bajo la línea de flotación”
 

Tras 16 años que es protegido como Monumento Histórico, el “blanco” vuelve a hacer noticia luego de su hundimiento, ocurrido hace ya 124 años.

Esto porque el Consejo de Monumentos Nacionales recibió 124 piezas extraídas ilegalmente de entre sus restos por un mariscador de Caldera. Las piezas fueron rescatadas por la Brigada del Medio Ambiente de la Policía de Investigaciones de Copiapó.

Entre las piezas devueltas, hay candelabros, un cepillo dental, un monóculo, manillas y hasta una boquilla e trompeta. Además hay munición, fichas de pulpería y vasijas.

De ser ratificados estos objetos por parte del Consejo de Monumentos Nacionales, el Ministerio Público podría abrir una causa en contra del mariscador de Caldera, ya que la ley sanciona la apropiación de estas especies con penas que van desde los 61 a 540 días de presidio y una multa de 50 a 200 UTM (de $2,1 millones a $8,7 millones).

De esta manera, el Consejo de Monumentos Nacionales tiene la labor de recuperar varias piezas oxidadas y corroídas, debido a que han estado más de un siglo bajo el mar. Además de ello, frente a Caldera se han documentado otros 20 naufragios que ocurrieron entre 1853 y 1938.

La pista clave que conduce al histórico blindado, es que en dos trozos de platos encontrados se puede encontrar la misma inscripción: “Comandante, Blanco Encalada”.