Faisán con requesón y ciboulette, una receta elegante del Chile del 1900

El faisán, originario de Asia (Borneo, Sumatra, Himalaya, sur y oeste de China y montes de Formosa), es un ave que aporta altos niveles de proteínas, con 133 calorías por cada 100 gramos de porción comestible, así como bajos índices de grasas y colesterol.

Faisán con requesón y ciboulette, una receta elegante del Chile del 1900

Rescatada de libros de Historia de Chile, baúles de recuerdos con hojas manuscritas de antiguas señoras se encontró esta vieja preparación elaborada con Faisán, el manjar de los reyes, y que queremos compartir con ustedes.

Ingredientes

1 Unidad de Faisán

200Grs. de Requesón

1Atado de Ciboulette

250Grs. de Champiñones

1unidad de Cebolla

100cc de aceite de oliva extra virgen

1cucharada de pimienta entera

1cucharada de orégano fresco

1 cucharada de salvia fresca

Preparación

Limpiar cuidadosamente el faisán sacando especialmente los restos de pluma (hoy puede evitarse este paso), deshuesar y solo dejar los huesos de alas y muslos, adobar durante 12 horas con las hierbas y el aceite, luego sacar del adobo y rellenar con el queso y el Ciboulette.

Calentar en una olla un poco de aceite y dorar por todos lados moviendo constantemente, agregar la cebolla picada dejar cocinar algunos minutos, agregar un buen vino blanco de Corral Victoria, y cocinar hasta que este tierna durante 1 hora aproximadamente.

Si piensa que nunca podrá elaborar este maravilloso platillo porque no sabe dónde podrá encontrar faisanes, acá le damos un dato: Agrícola Los Faisanes Ltda. Dedicada a la venta de carnes de Caza Silvestre. Esta empresa se encuentra en Casablanca, en Valparaíso y hace repartos a domicilio. 

Y para entusiasmarlo más, sepa que el faisán, originario de Asia (Borneo, Sumatra, Himalaya, sur y oeste de China y montes de Formosa), es un ave que aporta altos niveles de proteínas, con 133 calorías por cada 100 gramos de porción comestible, así como bajos índices de grasas y colesterol (aunque esta última característica puede verse modificada dependiendo de la técnica culinaria que se utilice para su elaboración). La mayor parte de la grasa se concentra en la piel (al igual que en el pato). Entre las vitaminas y minerales que contiene destacan las del grupo B y el fósforo.

Por último, no olvide acompañar esta exquisita preparación con un rico vino de Corral Victoria.