Gabriel Narbona, Los Andes on line: Faltan instancias para proteger nuestro patrimonio

Gabriel Narbona, repasa en entrevista con Revista Corral Corral Victoria, cómo ha sido el camino a la consolidación por parte de este medio, asimismo, habla de los objetivos de este medio y destaca la importancia patrimonial de Los Andes. 

Gabriel Narbona, Los Andes on line: Faltan instancias para proteger nuestro patrimonio

El Diario Los Andes On line nace en el año 2000. En agosto de 2001 aparece por primera vez en la web, siendo uno de los primeros diarios electrónicos surgidos en nuestro país y el primer diario digital del Valle del Aconcagua.

Su director, Gabriel Narbona, repasa en entrevista con Revista Corral Corral Victoria, cómo ha sido el camino a la consolidación por parte de este medio, asimismo, habla de los objetivos de este medio y destaca la importancia patrimonial de Los Andes.

¿Cómo surge Los Andes on line?

Hacia principios del año 2000, mientras ayudaba a mi hermana, en ese entonces estudiantes de Ingeniería en la PUC con un trabajo de economía, me tocó analizar un artículo sobre los nacientes negocios a través de la Internet y su proyección futura, tendencia que marcaría la historia mundial.

Ese artículo me hizo reflexionar sobre la forma de crear un “negocio a través” de internet relacionada con mi profesión de Periodista. Así surgió la idea de crear un diario electrónico con contenido netamente local y junto con el equipo de Klaf Comunicaciones, empresa que había formado a fines de la década del 90 nos abocamos a estudiar esta idea.

En principio fue muy difícil, ya que Internet en Chile estaba en pañales y para nosotros, aun nos costaba entender el proceso de subir noticias al ciber espacio en una página web.

A través del Colegio de Periodistas de Chile tomamos contacto con una empresa de web hosting en Santiago, a cuyos dueños presentamos la idea de crear un diario virtual para la ciudad de Los Andes. Dos socios de la empresa rieron y se retiraron de la reunión, dando a entender que lo nosotros queríamos era algo sin sentido.

Sin embargo, un tercer socio, Roy Zderich, visionariamente se dio cuenta del potencial de los medios electrónicos, más aun cuando se estaba ad portas de la era de la globalización mundial, donde las noticias serían casi instantáneas.

Desde ese punto de vista, la creación de un medio con noticias puramente locales ayudaría a dar a conocer al mundo nuestra ciudad.

En ese año solo existían el diario El Mostrador y El Mercurio On Line, porque Roy trabajó diseñando un formato similar a esos medios, guardando obviamente las proporciones dadas por la limitación en el número de noticias.

A principios de 2001 estuvo listo el formato y tras una capacitación de un par de semanas, nuestro equipo comenzó una marcha blanca para cubrir, editar y subir las noticias al portal, el cual no estaba visible en la red.

Uno de los primeros problemas que debimos enfrentar fue el de la conexión telefónica a Internet, que en esos años era muy básica y cuando alguien llamaba al fono del diario cuando estábamos actualizando, la conexión se caía y costaba mucho reestablecerla.

A pesar de ello, decidimos presentar el diario y el proyecto en sí a autoridades, jefes de servicio y personalidades locales. Salvo el entonces gobernador René Canales Páez, ninguna otra autoridad creyó en esta iniciativa. Hasta de ridículos fuimos tratados por presentar una utopía que era “leer un diario en el computador”.

Pese a esta escasa respuesta, el 1 de agosto de 2001, un día después del aniversario de la ciudad, Los Andes On Line salió al Ciber espacio, siendo uno de los primeros cinco diarios digitales creados en Chile.

¿De qué manera han llegado a posicionarse como el principal medio digital del Valle del Aconcagua?

En los primeros tres años de vida el nivel de lectoría no superaba las 100 visitas diarias, para con la masificación de Internet el diario se fue haciendo conocido gracias a chilenos, particularmente andinos que estaban fuera de Chile que mediante buscadores llegaron al diario.

Desde el extranjero se comenzó con esta difusión silenciosa, ya que ellos le contaban a sus parientes en Chile de la existencia de Los Andes On Line, y fue así como los andinos comenzaron a conocernos y a sentirnos parte de ellos, a  pesar no estar en un Kiosco o escucharnos en una radio.

A partir de 2005, con un internet masificado en hogares y lugares de trabajo, fue el gran impulso para la difusión de nuestro medio y luego vino nuestra parte; publicar solamente noticias de contenido local y estar siempre en el lugar de los hechos.

La aparición de redes sociales facilitó la ceración de muchos diarios digitales en Aconcagua, pero la característica de pertenencia y el que nuestros periodistas y reporteros estuvieran siempre en el lugar de la noticia nos permitió legitimarnos como un medio serio, responsable y veraz

¿Cuáles han sido las mayores dificultades que han encontrado en el camino?

Como mencioné anteriormente, en los primeros años no hubo apoyo por parte de las autoridades, pero superado ese problema ha persistido el tema del financiamiento.

Lamentablemente en regiones, los medios tradicionales, radios, diarios físicos y televisión local se llevan gran parte de la torta publicitaria debido a que aún no existe plena consciencia por parte del sector privado sobre la importancia y poder de penetración que tienen los medios digitales.

A esto se suma que en Aconcagua han aparecido más de veinte portales de noticias, en su gran mayoría sin cumplir con lo establecido en la ley de prensa y producto de ello se ha mediocrizado la información.

Ello lleva a los auspiciadores a desconfiar de los medios digitales por la poca seriedad de su trabajo y es por eso que Los Andes On Line se mantiene vigente gracias a su seriedad informativa y haciendo un correcto uso de redes sociales, sin sensacionalismos.

¿Cuáles son los principales temas de los que se habla en Los Andes?

La comunidad andina está hoy muy preocupada por el tema de la falta de agua y la construcción del embalse Puntilla del Viento. Ambos son temas ligados y complejos de resolver por sus implicancias sociales y económicas, generando amplios debates en pro y contra.

A esto se suma el proyecto de expansión de la División Andina que para muchos será un polo de desarrollo para la ciudad y para otros es un evidente riesgo de daño medioambiental para el valle por la destrucción de los glaciares de roca.

¿Cuáles son los objetivos, además de informar, de Los Andes on line?

Un punto central de nuestro trabajo, además de informar, ha sido de entregar cultura a los andinos.

Como nieto de Periodista heredé un valioso material documental y fotográfico de la  Los Andes, el cual hemos ido difundiendo a través crónicas, exposiciones, tertulias culturales y otros eventos a fin de colaborar con la recuperación de la memoria histórica de la ciudad.

Este trabajo nos ha permitido posesionarnos como un medio cien por ciento andino, preocupado de la historia y la cultura de Los Andes, algo que todo medio de comunicación debería hacer.

Justamente nuestra sección cultural e histórica de la ciudad es una de las más visitadas por los lectores, dando cuenta del interés ciudadano por conocer sus orígenes.

¿Qué objetivos tienen en el mediano – largo plazo?

Consolidarnos como medio de comunicación local y replicar esta experiencia en la provincia de San Felipe con la creación de San Felipe On Line, cuyo proyecto está en estos momentos en una fase inicial.

¿Cuál es la importancia que le dan los habitantes de Los Andes al patrimonio de la ciudad? ¿hay interés en él?

Pienso que el ciudadano común sí tiene interés en su patrimonio, pero faltan las instancias para poder canalizar y desarrollar iniciativas que tiendan a proteger este patrimonio.

Se han generado iniciativas aisladas con diferentes actores, tanto público como privado, pero se requiere de un ente que coordine todas estas iniciativas, partiendo por la creación de un museo histórico de la ciudad.

Finalmente, ¿Cómo ven los habitantes de Los Andes a Santiago?

Para muchos andinos, Santiago es percibida como una urbe caótica y que por cierto, se lleva los grandes beneficios económicos que percibe el país.

El ver a Santiago como una urbe que concentra la atención de las autoridades para resolver sus problemas genera un sentimiento de rechazo, toda vez que en  ciudades pequeñas como Los Andes, la ejecución de un proyecto de envergadura

Sin duda, este rechazo hacia Santiago y al a vez sentimiento de envidia, se subsana con el mejor nivel de calidad de vida con que se cuenta en provincia, a pesar que hoy día la ciudad de Los Andes ya está padeciendo algunos problemas de las grandes urbes como la congestión vehicular, contaminación e incremento de la delincuencia.