Hacienda Los Lingues: testimonio vivo de la Colonia en Chile

Las construcciones son de barro y paja, las paredes se pintan de rojo colonial y cada remodelación se hace de la mano de historiadores para conservar la arquitectura original.

Hacienda Los Lingues: testimonio vivo de la Colonia en Chile

No solamente es una casona típica del campo chileno que permite a sus visitantes retroceder en el tiempo, sino que también es un testimonio vivo de lo que fue la época de la Colonia en nuestro país. Nos referimos a la Hacienda Los Lingues, la cual conserva las características de aquellos años.

Las construcciones son de barro y paja, las paredes se pintan de rojo colonial y cada remodelación se hace de la mano de historiadores para conservar la arquitectura original.

Los patios y parques son adornados por arboles como boldos, quillayes, espinos, eucaliptos, lingues y encinas, donde se pueden apreciar aves típicas de la zona, tales como patos, codornices, torcazas, zorros, chillas, etc.

Los orígenes de la Hacienda se remontan a fines del siglo XVI, época en que se radicó en el Valle de Santiago, Melchor Jufré del Águila, hijo de un caballero de la Orden Militar de Santiago, quien desempeñó el cargo de alcalde de la capital en 1599. Como escritor y cronista ganó prestigio en la sociedad santiaguina y fue agraciado por el Rey de España con la Estancia de la Angostura, situada en el Valle Central.

La que después se llamará “Hacienda Los Lingues”, es heredada años más tarde por su hija Ana María del Águila, esposa del Gobernador de Chile, Diego González Montero (1662-1670). Ambos son antepasados del prócer de la Independencia de Chile, José Gregorio Argomedo y Montero del Águila, que nació ahí en 1767. Desde entonces, Los Lingues ha pertenecido ininterrumpidamente a sus descendientes, generación tras generación. De esta manera ha logrado permanecer más de cuatro siglos en la misma familia.

El actual propietario de Los Lingues es Germán Claro Lira, quien ha restaurado las antiguas casas de la Hacienda, tanto en su arquitectura exterior como en la decoración interior, presentándolas como eran en la época de su primitiva construcción.

En esta tarea, ha sido asesorado por arquitectos e historiadores que lo han guiado en su propósito, respetando las características que tenían las casas rurales del valle central en el período colonial hispánico, y a la vez, siendo fieles a las transformaciones que experimentaron a raíz de la Independencia.

Se ha logrado así, exhibir un testimonio vivo del pasado, que permite en el presente conocer mejor la realidad histórica de lo que fue una típica propiedad agrícola chilena.

Esta histórica hacienda cuenta además con un Criadero de Caballos finos inscritos, "Aculeo", considerado entre los mejores de América. Iniciado en el año 1760, sus orígenes se remontan a los caballos de los Berebere y los Nimidas, en el norte de África, llevados a España por los Moros, y traídos finalmente al "Nuevo Mundo" por los conquistadores españoles.

Por supuesto que Los Lingues cuenta con una fuerte tradición española que está enraizada en el campesinado chileno. Esto se refleja no solo en la arquitectura de las viviendas, sino que además en sus costumbres y hábitos de vida, como por ejemplo su hospitalidad, su fe religiosa, su sobriedad y bondad, símbolos de la chilenidad, que sin duda son virtudes heredadas de la Madre Patria.

Hacienda Los Lingues se encuentra en el centro mismo de una de las principales zonas productoras de Vinos de Chile, la región de Colchagua. Por ello, la hacienda cuenta con varias alternativas de visitas a viñas, como son la Ruta del Vino del Cachapoal, Ruta del Vino del Valle de Colchagua, Ruta del Vino del Maule y la Ruta del Vino de Curicó.