Hacienda San Agustín de Puñual: la cuna de Prat

En Ninhue nació uno de los héroes más significativos de nuestra historia: Arturo Prat Chacón. Su inmolación y la de sus hombres por la patria estremecieron los corazones de todos los chilenos de norte a sur, quedando para siempre en nuestra memoria.

Hacienda San Agustín de Puñual: la cuna de Prat

“Muchachos: la contienda es desigual, pero ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo”, fue la última frase de Prat antes de lanzarse al abordaje del monitor peruano Huáscar, el 21 de mayo de 1879.

Hablar de la casa museo de San Agustín de Puñual, es hablar de la vida de Prat. Hijo de don Agustín Prat Barril y de doña María del Rosario de Chacón Barrios. A los ocho años de edad, ingresó a la Escuela Superior de Instrucción Primaria de Santiago, donde conoció a quien fuera su maestro y mentor, José Bernardo Suárez. De esa época son sus grandes amigos: Carlos Condell y Luis Uribe, junto a los cuales ingresó a la Escuela Naval de Valparaíso. Todos egresaron con el grado de oficial de marina a fines de 1864, y juntos también enfrentarían la muerte el 21 de mayo de 1879, durante el Combate Naval de Iquique.

La Hacienda de San Agustín del Puñual en Ninhue es una construcción rural de 1780, la cual vivió su apogeo en los tiempos cuando Chile exportaba trigo a California y Australia. Sus dueños eran Pedro Chacón y Morales y a su señora Concepción Barrios, quienes recibieron en estas tierras a su hija María Rosario Chacón con su marido Pedro Agustín Prat Barril, luego de que un incendio arrasara con su propiedad en Santiago.

El 3 de abril de 1848 nace Arturo Prat Chacón en esta Hacienda, la cual habitó durante su primer año de vida, debido a que con el término de la fiebre del oro se genera un gran decaimiento en la economía agrícola de la región, por lo que la familia debe vender la propiedad y retornar a Santiago.

Posteriormente, la casa pasa por sucesivos dueños y sufre los embates de los terremotos de Chillán (1939) y de Valdivia (1960), los que la dejan en deplorables condiciones, lo cual no impide que en el año 1968 sea declarada Monumento Nacional.

La declaratoria motivó a un grupo de personas para iniciar las gestiones tendientes a encontrar los caminos que condujeran a la recuperación de esta Hacienda histórica y fue así como en el 1976 se crea la Corporación Pro Santuario Cuna de Prat, la cual era encabezada por el ciudadano alemán -posteriormente nacionalizado chileno- Walter Grohmann Borchers, el Club de Leones de Valparaíso y la Armada de Chile, quienes desarrollaron el proyecto de reconstrucción de la Hacienda apoyados por el arquitecto René Adaros Álvarez, para transformarla en Santuario.

Éste fue inaugurado el 3 de abril de 1979 y permitió que el sitio histórico se mantuviera abierto al público hasta el 27 de febrero de 2010, cuando el terremoto que remeció al país obligo su cierre al público por cuatro años, hasta el 14 de enero de 2014.

El proyecto de reconstrucción de la Casa Patronal de la Hacienda, se llevó a cabo con el aporte económico de la Compañía Minero BHP Billiton a través de la ley de donaciones culturales, y está siendo complementado con un proyecto museológico que lleva adelante la Corporación Patrimonio Marítimo de Chile, con el aporte financiero de empresas de la zona como Iansa, Celulosa Arauco, y Cambiaso Hnos., entre otras, haciendo uso de los beneficios que establece el citado cuerpo legal.