Halloween: Terror a la muerte

Halloween es una palabra derivada del inglés antiguo que decía “All hallows eve” es decir “víspera de todos los santos”. 

Por: Guillermo Toro Parot.

Halloween: Terror a la muerte

Desde hace no muchos años la fiesta de Halloween se ha comenzado a celebrar en nuestro país, con una variadísima gama de monstruos que se pasean por nuestras calles amenazando con travesuras (o muerte de los citófonos) a cambio de un puñado de dulces. Impulsada tanto por el comercio que vende productos para la ocasión como por quienes siempre encuentran una buena justificación para organizar una fiesta, Halloween alcanza cada año una mayor presencia. Muchos de los que celebran esta fiesta lo hacen sin conocer su verdadero significado y simplemente salen por las calles como una actividad recreativa para sus hijos.

Halloween es una palabra derivada del inglés antiguo que decía “All hallows eve” es decir “víspera de todos los santos”. La Solemnidad de Todos los Santos, que se celebra el 1 de noviembre, es una fiesta de la Iglesia Católica que se comenzó a celebrar en el monasterio de Cluny en Francia en el siglo VIII. En esta fiesta la Iglesia contempla la vida de todos aquellos hijos suyos que se encuentran en el cielo. En palabras del Papa Benedicto XVI el significado de la fiesta de todos los santos es que “al contemplar el luminoso ejemplo de los santos, se suscite en nosotros el gran deseo de ser como los santos, felices por vivir cerca de Dios, en su luz, en la gran familia de los amigos de Dios. Ser santo significa vivir cerca de Dios, vivir en su familia”.

La Conmemoración de los fieles difuntos que se celebra el 2 de noviembre es una fiesta en la que la Iglesia Católica, como expresión de su fe en la Resurrección, reza por sus difuntos especialmente por aquellos que están en el Purgatorio.

Pero entonces ¿de dónde salen las brujas, ‘dráculas’ y ‘frankensteins’? La actual celebración de Halloween es fruto de una mezcla de ritos y tradiciones de los variados grupos de inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos. Sin duda el más influyente es el culto celta al “señor de la muerte” al inicio del otoño, momento en el que, para los celtas, las almas de los difuntos volvían a la tierra a hacer pedidos a los vivos. El mensaje traído por los misioneros cristianos en el siglo V permitió que el miedo a la muerte desapareciera porque el “señor de la muerte” fue vencido por Jesús, el Señor de la Vida.  Sin embargo estos ritos continuaron presentes por muchos años.

Además de motivarnos a pensar sobre la superficialidad con que muchas veces nos acercamos a nuestras tradiciones y a acoger costumbres o modos de pensar extranjeros, la celebración de Halloween en nuestro país nos cuestiona sobre el cambio cultural que implica. En el fondo la fiesta actual presupone un modo de aproximarse a  la muerte lo que implica un modo de comprender la vida. Esta aproximación en gran parte se opone a la visión cristiana que ha impregnado nuestra cultura e identidad.