Hospital regional de Talca. Una historia desconocida

El Hospital Regional de Talca, desde la fundación de la Villa de San Agustín de Talca el año 1742, fue un sentido anhelo de sus habitantes debido a las considerables distancias que los separaban de los poblados de mayor importancia de ese entonces: Santiago y Concepción.

Hospital regional de Talca. Una historia desconocida

Gracias a la iniciativa de Nicolás de la Cruz Bahamondes más conocido como el Conde del Maule y de su hermano Juan Manuel, se funda el Hospital Regional de Talca el 6 de julio de 1803, cuando la ciudad contaba apenas con unos siete mil habitantes. Veamos un poco de historia de este tradicional recinto talquino

El Hospital Regional de Talca, desde la fundación de la Villa de San Agustín de Talca el año 1742, fue un sentido anhelo de sus habitantes debido a las considerables distancias que los separaban de los poblados de mayor importancia de ese entonces: Santiago y Concepción.

Sin embargo, este deseo no pudo concretarse sino muchos años después, debido a la pobreza de la región que basaba su desarrollo en una agricultura aún incipiente y en la escasa producción de oro de las minas del Chivato. Así, sólo a principios del siglo XIX, cuando ya el pueblo con una población de alrededor de siete mil habitantes había adquirido una mayor riqueza gracias al desarrollo de la ganadería y agricultura, pudo fundarse el 6 de julio de 1803 el primer Hospital de Talca, lo que lo ubica entre los más antiguos del país.

Gracias a la iniciativa de los propios vecinos, y en particular de los hermanos Nicolás y Juan Manuel de la Cruz y Bahamondes, fue posible iniciar la construcción de este primer hospital; para ello adquirieron el solar ubicado en la calle 2 Sur entre 4 y 5 Oriente, donde está actualmente el Colegio Salesianos. En aquel entonces, su capacidad alcanzaba alrededor de 40 camas repartidas en Medicina y Cirugía. 

A consecuencia de la guerra de la Independencia, que originó un gran caos y desorden económico, el naciente hospital experimentó un gran retroceso; fue así necesario que en abril de 1817 O’Higgins, en su paso por Talca, dispusiera la reorganización del hospital imponiendo por decreto a los vecinos la obligación de proveer de camas y demás necesidades al hospital

Consolidada la Independencia de Chile, se permitió la entrada de extranjeros que estaba entorpecida por España hasta la fecha, con lo cual llegaron los primeros médicos extranjeros a Talca, destacando entre ellos los médicos ingleses Guillermo Cripe, Pedro Fisher y Jorge Burton.

A medida que la población de Talca crecía, se hacía evidente la estrechez del hospital para atender al creciente número de pacientes, lo cual hizo crisis el año 1873, a consecuencias de una epidemia de viruela, por lo que se decidió construir un nuevo hospital, el cual pudo ser inaugurado en 1886 en la ubicación del actual recinto.

Este nuevo edificio, con el nombre de Hospital El Salvador, funcionó hasta 1928, fecha en la cual un violento terremoto lo dejó seriamente dañado, debiendo los pacientes ser trasladados a barracas y carpas del Ejército que se instalaron en la calle 1 Norte con 13 Oriente.

Destacados médicos han ejercido en el Hospital de Talca, destacando entre ellos, muy especialmente, el Dr. César Garavagno Burotto (1872-1943), quien fue el primer Director médico que tuvo el Hospital en 1932. Su tenaz esfuerzo por mejorar la salud de la población y el tiempo dedicado a su labor en el centro asistencial, permitió que en 1956, en el Congreso de Cirujanos de Chile, realizado en Talca se solicitara por unanimidad a la dirección General de Salud, que le diera el nombre del Dr. César Garavagno Burotto al Hospital Regional de Talca, lo cual fue inmediatamente acogido.

El Dr. Garavagno Burotto se retira del hospital en 1941, ya enfermo, para fallecer de un linfoma no Hodgkin el 14 de septiembre de 1943. Afortunadamente su memoria no es olvidada en los años siguientes y es así como en 1956, el Hospital Regional de Talca, por Decreto Supremo pasa a llevar su nombre y en diciembre de 1959, la Sociedad de Cirujanos de Chile le rinde justo homenaje a su Socio Fundador y de brillante carrera, otorgándole el título más preciado que otorga nuestra Sociedad, el de Maestro de la Cirugía Chilena. Como se ha podido observar el Dr. Garavagno Burotto fue un personaje que en toda historia que se escriba del Hospital de Talca o de su Servicio de Cirugía, por simple que sea, no podía quedar ausente. 

Por la década del setenta, una circunstancia específica, propia de la organización de salud de la época y común a muchos otros centros de provincias en ese tiempo no existían las regiones produjo gran influencia en el Hospital de Talca y de algún modo la mantiene hasta hoy día. En ese tiempo existían los Convenios Docentes Asistenciales de los hospitales de provincia con centros docentes asistenciales universitarios. El Hospital de Talca tenía este convenio con la Escuela de Medicina de la Universidad Católica y su Hospital Clínico, significando esto que enfermos de gran complejidad podían ser trasladados a ese centro, pero que, además, concurrían internos de dicha escuela, sólo de cirugía y obstetricia, a nuestro hospital a hacer parte de su práctica controlada en provincia, como así se le llamaba a su destino post beca, en el Hospital de Talca. 

En 1990 se lleva a cabo el primer trasplante de riñón, lo que posiciona al Hospital nuevamente como uno de los más avanzados del país. En 2007 se inaugura un moderno Centro de Diagnóstico Terapéutico (CDT), que reemplaza al antiguo consultorio adosado.

El violento terremoto de 2010 destruyó casi la totalidad del edificio, lo que obligó a construir instalaciones provisorias: Talca Externo (hospital Italiano o anexo San Miguel) y Talca Interno.

En 2010 se inicia la construcción del hospital definitivo, con una inversión de 110 mil millones de pesos y más de 80 mil metros cuadrados.