Hoy se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra la Desertificación y la Sequía

La llamada desertificación, es un fenómeno ambiental que afecta a más de 110 países todos los años y que implica perder 6 millones de hectáreas de tierras productivas en todo el mundo.

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra la Desertificación y la Sequía

La Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) decreto en 1994, el 17 de junio como el día a conmemorar la lucha contra la desertificación y la sequía.

La llamada desertificación, es un fenómeno ambiental que afecta a más de 110 países todos los años y que implica perder 6 millones de hectáreas de tierras productivas en todo el mundo.

Es por ello, que la ONU invita a sus Estados miembros a dedicar todos los esfuerzos para sensibilizar a la opinión pública sobre la desertificación y los efectos de la sequía en el mundo.

Para ello, se propone entre otras cosas un cambio en el uso de la tierra, apostando por una agricultura más sostenible y que se adapte al cambio climático, con un énfasis especial en las zonas áridas donde la escasez de comida es cada vez mayor.

Al mismo tiempo, se propone que haya un aumento en las acciones encaminadas a visibilizar las consecuencias de la desertificación, cuyos efectos sobre la paz, seguridad y estabilidad son una realidad para países con escaza agua y comida y donde sus habitantes se ven en la obligación de emigrar por esta problemática.

Caso chileno

En Chile, en los últimos años la realidad ha sido un preocupante déficit de precipitaciones, lo que ha llevado a una fuerte disminución de las reservas de agua, afectando a diversos lugares del país. Según la Dirección Metereológica, entre 2003 y 2013 ha sido el período más seco desde 1866 para la zona central (desde Coquimbo al BioBio)

La sequía es un fenómeno habitual en Chile, fenómeno que ha significado que la flora y fauna también se vean duramente afectados. En la actualidad, cuesta recordar que la región de Coquimbo  tuvo alrededor de dos tercios de su territorio cubierto por vegetación, que tuvo un gran bosque, conocido como Fray Jorge o que en el Norte Grande hubo bosques de especies nativas como algarrobo, tamarugo o guayacán.

La zona central del país ha vivido un proceso similar. Sus territorios desde hace cientos de años sufrieron una fuerte explotación de trigo, lo que hizo adjudicarse el nombre de el “granero del mundo”, en el período de la “fiebre del oro” de California.

Italia es la sede

Para este año, Italia, específicamente la ciudad de Milán, será el anfitrión del acto conmemorativo. El Secretariado y el Mecanismo Global para la Convención de las Naciones Unidas para la lucha contra la desertificación organizarán este evento, junto con el gobierno de Italia y otros socios.

La escasez de comida y el hambre es más prevalente en países en vías de desarrollo que tienen tierras áridas que no retienen el agua y que son más vulnerables a la destrucción causada por el hombre o por la naturaleza. La mayoría de las personas que habitan en esas zonas dependen de los alimentos locales para subsistir. El África Subsahariana ha logrado algunos progresos en la erradicación del hambre pero sigue registrando las cifras más elevadas de malnutrición.

La agenda de desarrollo para después de 2015, que tiene el objetivo de «no dejar a nadie atrás», quiere acabar con la degradación de la tierra y, con ello, con la pobreza y el hambre mundiales.