José Donoso, el escritor incansable

José Donoso, trabajó incansablemente hasta el final de sus días. A partir de 1990 escribió cinco novelas voluminosas y nunca paró de escribir, dejando incluso muchos proyectos literarios sin terminar, corroborando así su certera afirmación: "Yo no sé vivir fuera de la literatura".

José Donoso, el escritor incansable

“Yo no sé vivir fuera de la literatura”. Estas palabras son de José Donoso, literato  chileno que trabajó incansablemente hasta el final de sus días, nuca dejando de escribir. Su amor por la escritura llegó al punto de dejar variadas obras sin terminar.

Su obra se convirtió con el paso del tiempo en el soporte de su propia biografía. De esta forma, cuando afirmó que su "diario de vida comienza en 1958", puso de manifiesto las coordenadas de toda su creación. Cada libro publicado, entonces, tendría que ser leído como un fragmento de su memoria.

Corría el año 1950 cuando publicó su primer relato, “The Blue Woman”, el cual fue divulgado en Estados Unidos, mientras cursaba un magister en literatura inglesa.

Cinco años más tarde llegaría su consolidación como autor, al publicar su primer volumen de relatos: Veraneo y Otros Cuentos. En 1957 publicaría Coronación, lo que demostraría que su obra estaba netamente orientada a su autobiografía.

Una vez que su nombre se consolidó en los circuitos literarios, pasó a formar parte de la Generación del Boom, la cual estaba compuesta por un grupo de narradores latinoamericanos que alcanzarían la fama mundial.

Años más tarde, en 1967 viajaría a Europa, experiencia que significó un gran avance para su trayectoria, ya que junto a la publicación de varias obras, fue distinguido con importantes premios de la cultura.

Regresó a Chile en 1981 y publicó El jardín de al lado, novela donde aparece representado su deseo por volver al país. También, lanzó su única obra poética, la que tituló Poemas de un novelista (1981).

Los años siguientes fueron de mucha actividad. Pasó su tiempo entre Chile, viajes a Europa y a Estados Unidos, cumpliendo con invitaciones a congresos y asistiendo a homenajes. Para escribir siempre buscó un refugio. Así en 1985 se trasladó a Chiloé para escribir La desesperanza. Participó, además, de proyectos de teatro y cine inspirados en sus novelas y cuentos. En 1990, recibió el Premio Nacional de Literatura.

José Donoso, trabajó incansablemente hasta el final de sus días. A partir de 1990 escribió cinco novelas voluminosas y nunca paró de escribir, dejando incluso muchos proyectos literarios sin terminar, corroborando así su certera afirmación: "Yo no sé vivir fuera de la literatura".