Juan Pablo Arias, dueño de Chilopapas: Las papas nativas son un tesoro del suelo chilote

Chilopapas es una microempresa ancuditana que ofrece innovadores productos que provienen de las más de 400 variedades de papas que ofrece la Isla Grande de Chiloé.

Juan Pablo Arias, dueño de Chilopapas: Las papas nativas son un tesoro del suelo chilote

Hace ya un año Juan Pablo Arias y Fernanda Irribarra, le dieron vida a un sueño que desarrollaron como pareja. Se trata de Chilopapas, una microempresa ancuditana que ofrece innovadores productos que provienen de las más de 400 variedades de papas que ofrece la Isla Grande de Chiloé.

Actualmente desarrollan productos como las Chilochips (papas fritas naturales hechas con papas chilotes), conservas de topinambur y muchos otros.

Ambos compartieron con revista Corral Victoria, donde cuentan la historia de su emprendimiento, el rescate patrimonial y de identidad que realizan con él y, por supuesto, sus proyectos a futuro. Acá les dejamos la entrevista.

¿Qué es y cómo surge la idea de Chilopapas?

Chilopapas es una empresa familiar, compuesta por mí, Juan Pablo Arias y mi pareja, Fernanda Irribarra. Como empresa nos dedicamos a la elaboración de productos gourmet derivados de la papa nativa de Chiloé.

La idea nace cuando Fernanda, quien vivía en Concepción, decide acompañarme de regreso a Chiloé, isla donde fui criado, para dedicarnos al turismo. En un encuentro entre amigos en una cabaña en la localidad de Manao, luego de un par de tragos y una agradable conversación, nos pusimos a pensar en la oportunidad que nos ofrece el suelo chilote con las más de 400 variedades de papas nativas, es ahí cuando surge la idea del producto principal.

¿Qué productos tienen en la actualidad?

Nuestros productos son Chilochips, mix de 6 variedades de papas nativas en formato chips, papas fritas naturales y artesanales. En 4 variedades, originales (solo con sal), al merquen, al ajo chilote y al orégano.

Conserva de topinambur, tubérculo con muchas propiedades, apto para diabéticos y celiacos, con la particularidad de su sabor  a alcachofa, también llamada alcachofa de Jerusalén (ideal para ensaladas o entradas).

¿Cómo ha sido el camino del emprendimiento?

Ha sido de largo aliento con altos y bajos,  pero siempre con el ánimo y optimismo en nuestro proyecto, tratando de seguir creciendo y lograr mayor capacidad productiva.

¿Cuánto de identidad y patrimonio hay en este trabajo?

Mucho, una de las principales actividades de la Isla Grande de Chiloé es su agricultura como parte de la identidad de su gente, las papas nativas son un tesoro de la fértil tierra que nos ofrece el suelo chilote con sus más de 400 variedades, siendo éste un patrimonio natural de la isla.

¿Cómo ha sido la recepción de los consumidores?

Ha sido muy buena, mejor de lo esperado, tanto de la gente local como extranjeros,  dándonos la grata sensación de  ir por un buen camino.

¿Cómo es emprender en Chile, con qué dificultades te has encontrado?

No  es tan difícil emprender en chile, siempre está la barrera económica para seguir creciendo, pero  existen varias entidades que ayudan en este proceso como Sercotec.

¿Qué objetivos tienen con Chilopapas en el mediano plazo?

Poder generar y conseguir los fondos para hacer crecer nuestra sala de procesos, para así lograr una mayor capacidad productiva que nos permita abarcar mayor mercadoc y así tener una mayor cartera de clientes.

Por último, ¿cómo pueden los consumidores conocer y solicitar tus productos?

Tenemos un local de venta directa en la  ciudad de Ancud, en la feria municipal, calle Prat local 20.

Nuestros clientes son emporios, hoteles y restaurantes, ellos nos hacen los pedidos vía correo electrónico: chilopapas@gmail.com. También tenemos página en Facebook: chilopapas Ancud, twitter: chilopapas y próximamente página web www.chilopapas.cl